Publicada el 1 de noviembre de 2017

Estamos en la era de la conectividad

Todo está continuamente conectado y todos estamos constantemente conectados. Se conectan las empresas, las marcas, los sistemas…pero sobre todo, se conectan las personas. Gracias a la multitud de herramientas digitales y aplicaciones podemos conectarnos con cualquier persona, a cualquier hora y en cualquier lugar del mundo. No hay límites, no hay barreras geográficas y no hay restricciones. Conecto con lo que necesito, con quien me apetece y cuando considero.

Y gracias a esta conectividad infinita, las grandes compañías pueden operar como auténticas organizaciones globales. A pesar de que muchas están formadas por un conjunto de empresas y filiales con su propia identidad local, estas herramientas les permiten estar en contacto continuo y compartir objetivos y estrategia.

trabajar en equipo a distancia con ordenadores

Un ejemplo de ello es Ferrovial, formado por cuatro negocios y una corporación y presente en más de 15 países. Solamente Ferrovial Servicios tiene más de 80.000 empleados repartidos por 9 países y operando bajo negocios y marcas distintas. Sin esas facilidades de conexión, resultaría tremendamente complicado trabajar conjuntamente hacia una visión compartida.

Por ello, dotar a las personas de recursos que permitan una colaboración eficiente resulta clave dentro de las organizaciones. En Recursos Humanos, uno de nuestros objetivos es facilitar contextos y herramientas que permitan desarrollar el talento de nuestras personas, independientemente del negocio en el que trabajen o del país en que se encuentren, así como fomentar la colaboración y el trabajo como una unidad.

Los retos de la construcción de relaciones

Gracias al rápido avance de la tecnología las relaciones virtuales y el trabajo en equipo fluye al margen de la lejanía. Sin embargo, a pesar de que la comunicación entre empleados se produce, para las compañías y para este tipo de aplicaciones, dos retos en cuanto a la construcción de relaciones y lazos.

Las diferencias culturales y geográficas

Por un lado, gestionar las diferencias culturales y geográficas que pasan por aspectos tan básicos como el idioma o los husos horarios. El mero hecho de tener que organizar una videoconferencia con Sydney, Madrid y Austin a la vez, puede resultar todo un desafío. La diferencia horaria imposibilita hacerlo dentro del horario laboral y afecta a las circunstancias personales de las personas que participan. Es necesario tener un mayor conocimiento de la cultura de los países en que operamos, pero también de la “microcultura” de los equipos e, incluso, de algunas circunstancias personales de nuestros profesionales. La conectividad también pasa por una mayor flexibilidad.

Las relaciones personales

El segundo reto tiene un carácter mucho más “humano”. Las aplicaciones son eficaces, pero quizás menos eficientes en lo que la parte más humana se refiere, en términos de emociones y relaciones. El contacto físico no es imprescindible para que los proyectos se desarrollen ni para alcanzar los objetivos marcados. Pero ayuda mucho, hace que fluyan las cosas de manera natural e incluso, agiliza el trabajo diario. No se trata de un contacto constante ni de relaciones personales, sino de darnos la oportunidad de compartir alguna vivencia juntos. En ocasiones, es cuestión de tener la posibilidad de apoyar la mano en un hombro tras un proyecto fallido o de abrazarnos para celebrar un éxito. Esa muestra de humanidad y de camaradería, nos hace soldar la identidad compartida y nos hace sentirnos parte de algo mucho más grande, algo que está por encima de nuestros objetivos y nuestras funciones.

A pesar de estar conectados a esa multitud de dispositivos y aplicaciones, se echa en falta una conexión real, mucho más profunda. Y es más probable que esa conexión y ese entendimiento se produzca frente a la máquina de café e incluso en los lavabos que a través de una pantalla o un auricular. Esto, en cierta medida, “deshumaniza” las relaciones, las descafeína de emociones, las hace más planas y las reduce a relación de proyecto o reporte.

corazón hecho con manos era de la conectividad

Últimamente no dejamos de oír hablar de la Inteligencia Artificial y de la posibilidad de que los robots destruyan millones de empleos, e incluso hablamos de empleos y profesiones del futuro que nadie conoce. Pero estamos olvidando que somos nosotros mismos quienes en el día a día nos estamos robotizando.

Necesitamos mayor conexión humana, tanto con nosotros mismos como con los demás. Esa conexión nos lleva a un mejor entendimiento y a una complicidad de equipo, nos lleva a compartir, ayuda a multiplicar el conocimiento y las capacidades y canaliza las motivaciones individuales hacia un propósito común. Y esta capacidad humana es la que verdaderamente fomenta la colaboración.

Escrito por Beatriz Valero Ortega el 1 de noviembre de 2017 con las etiquetas: Colaboración Conexión Equipo Países recursos humanos Robots talento Tecnología

Aún no hay comentarios publicados.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a nuestra política de cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter