Publicada el 7 de Mayo de 2012

Por segundo año consecutivo Ferrovial lanza su convocatoria pública de ayudas del Programa Infraestructuras Sociales. Y esto es noticia no solo porque pone de manifiesto el compromiso de Ferrovial con la cooperación al desarrollo, sino porque implica que el modelo que se implantó con el proyecto Maji ni Uhai se ha consolidado. Es decir, abogamos porque la empresa no debe ser un mero donante sino parte activa de la cooperación. Y esto pasa por implicar otros recursos aparte de los meramente financieros.

La participación de los profesionales en estos proyectos ha supuesto un doble efecto. Por un lado, la ONG cuenta con perfiles técnicos de alto nivel para la ejecución y mejora de los proyectos en terreno. Y por otro, la empresa genera orgullo de pertenencia entre sus empleados que desarrollan su actividad cotidiana pero en estas iniciativas sociales.

Infraestructuras sociales

En definitiva, que en los tiempos que corren el modelo tradicional de cooperación ya no funciona.  Y de esto son conscientes sobre todo las ONG que han visto, como señala Augusto Klappenbach en su artículo Tiempo de recortes: la cooperación al desarrollo, cómo los recortes en subvenciones públicas en materia de cooperación al desarrollo  llegaban a los 1.389 millones (un 54% menos que el año anterior). Por ello, este modelo aún siendo más exigente para ambas partes, empresa y ONG, supone también un cambio necesario para adaptarnos al contexto actual en el que no solo vale pedir.

Ferrovial apostó hace cinco años por este modelo de cooperación activa y lanzó su primer proyecto con el ánimo de hacer frente a los hoy cuestionados Objetivos de Desarrollo del Milenio impulsados por Naciones Unidas. Desde nuestro modesto ámbito hemos conseguido lo más difícil, consolidar nuestro compromiso con dichos objetivos a través de un programa que, tras su segunda convocatoria, aspira a poner de manifiesto la necesidad de renovar modelos de interrelación entre empresas y tercer sector. Y todo ello en beneficio de personas que no entienden de crisis, de mercados, de recortes o de planes de ajuste, porque paradójicamente ellos sí que necesitan, y con urgencia, un plan de rescate.

Escrito por Manuel Costa el 7 de Mayo de 2012 con las etiquetas: cooperación desarrollo infraestructuras sociales RSC

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter