Publicada el 2 de Agosto de 2012

Cada día en el Aeropuerto de Heathrow es diferente. Esa es una de las primeras cosas que he aprendido al llegar aquí. No sólo por la propia actividad del aeropuerto, que siempre es distinta e imprevisible, sino también por la gente con la que uno interacciona al estar aquí.

Después de unos primeros días bastante tranquilos, en los que nos hemos dedicado a repartir banderas, crear algo de «ambiente» y ayudar a los pasajeros en la terminal, de repente pasan cosas como las de hoy. Sin duda ha sido un turno largo y exigente, pero desde luego muy interesante por las situaciones en las que nos hemos visto involucrados.

A primera hora de esta mañana nos tocaba recibir a Jeremy Scott, pertiguista del equipo de Estados Unidos. Después de un larguísimo viaje desde Minneapolis, con escala en Atlanta, Jeremy llegaba a Londres con una enorme sonrisa. Su equipaje, las enormes pértigas, es uno de esos bultos que tienen difícil movilidad en la terminal. Esto es así porque las pértigas se pueden quedar fácilmente atascadas en cualquier punto del recorrido… ¡Y no me extraña, porque son gigantescas! Pero Scott esperó tranquilo y se limitó a decirnos que no nos preocupásemos, porque está acostumbrado.

Poco después recibíamos en Heathrow a toda una avalancha de 80 atletas olímpicos del equipo ruso. De nuevo lo que más me ha llamado la atención ha sido su actitud, como de infinita serenidad. Como si no fueran parte del acontecimiento deportivo del año, como si no fueran unos de los poquísimos elegidos para participar, como si no fueran algunos de los mejores atletas del planeta.

Puedo imaginarme (y digo esto sabiendo que en realidad no, no puedo imaginármelo) que cuando uno está sometido a una presión así, cuando alguien tiene que enfrentarse, por ejemplo, al momento previo a que empiece una competición de este estilo, todo lo demás puede parecer bastante simple y «fácil de llevar». Por eso, hay algo especial que desprenden estos atletas. Y no tengo ni idea de lo que es exactamente, pero empezaría por decir que lo primero que transmiten todos los que hemos conocido hasta ahora es una enorme sensación de calma. Como si aquí no estuviera pasando nada del otro mundo. Como si toda esta locura no tuviera nada que ver con ellos.

Les deseo toda la suerte del mundo a Jeremy y al equipo ruso. ¡Seguro que harán grandes cosas en estos Juegos!

Escrito por el 2 de Agosto de 2012

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter