Agua

Nuevos métodos para optimizar la construcción de desaladoras

12 de noviembre de 2012

¿Podemos determinar los costes combinados de construcción y explotación de una desaladora de agua de mar? Esa es la respuesta que queremos responder afirmativamente los profesionales de Cadagua con la ayuda y el asesoramiento de los investigadores del Massachussets Institute of Technology. El proyecto, enmarcado dentro de las iniciativas de Innovación de Ferrovial, está identificado como SWRO, acrónimo de Seawater Reverse Osmosis.

Finalizar este proyecto con éxito nos permitirá el desarrollo de una aplicación informática determinante. Por eso es importante organizar visitas de trabajo como las que se han celebrado en octubre de 2012. En concreto, el profesor Alexander Mitsos, integrante del Departamento de Ingeniería Mecánica del MIT, llegó a España acompañado de Angelos Tsoukalas, investigador de dicha universidad estadounidense.

El equipo de trabajo visitó tres de las plantas en las que se está implementando este proyecto: Águilas y Valdelentisco, en Murcia, y Alicante, en la Comunidad Valenciana. A su lado estuvimos los profesionales de Cadagua que igualmente estamos involucrados en el proyecto.

Las jornadas de trabajo fueron organizadas de cara a la futura implantación de los cálculos de optimización energética de la herramienta en desarrollo.  En la entrevista que pueden ver a continuación el Profesor Mitsos explica que el diseño preliminar de la herramienta ya está preparado, por lo que la iniciativa ya está en fase de desarrollo. El gran objetivo de esta herramienta es que los ingenieros puedan utilizar de una manera más eficiente su tiempo, en este caso ayudándoles a diseñar mejores plantas, ahorrar costes  y, por lo tanto, ganando en competitividad.

La posibilidad de trabajar de forma conjunta con el MIT supone una gran oportunidad para la compañía, ya que permite potenciar el grado de conocimiento en aspectos muy importantes para la competitividad de los proyectos que se desarrollan. A título personal, esta es además una oportunidad única de colaborar con una institución de reconocido prestigio a nivel mundial.

Como pone de manifiesto el proyecto, la eficiencia energética es fundamental en el proceso de desalación. Para que se produzca el fenómeno de la desalación es necesaria la aplicación de una presión sobre el fluido a desalar, que lleva asociado un consumo energético que dependiendo de distintos factores puede llegar a alcanzar cifras en el entorno del 70% del consumo total de energía de la instalación. Por tanto, una mejora de la eficiencia energética del propio proceso de desalación conlleva un incremento de la eficiencia energética global de la instalación.

Todavía no hay comentarios