Biodiversidad

Construcción sostenible en Menorca

19 de junio de 2013

La carretera Me-1 es la principal vía de comunicación entre Ciutadella y Mahón en la isla de Menorca y en la actualidad atraviesa el núcleo urbano de Ferreries ocasionando importantes trastornos en el tráfico, especialmente durante el periodo estival, que afectan negativamente a la seguridad y calidad de vida de sus habitantes.

La variante desarrollada por Ferrovial Agroman permitirá circunvalar Ferreries mediante una carretera de nueva construcción de calzada única y una longitud de 4,8 km. El proyecto está condicionado por la singularidad de una isla que es reserva de la Biosfera por la Unesco. Además, la obra limita con dos LICs (Lugar de Importancia Comunitaria) y afecta a hábitats frecuentados por la tortuga mediterránea (Testudo hermanni).

La protección del medio ambiente y del patrimonio ha sido una constante en toda la obra. Entre otras medidas caben destacar: el trasplante de ejemplares de encina y acebuche, batidas para la captura y traslado de tortugas fuera de la zona de obra, reposición de muros de piedra seca como cerramiento de la vía, ejecución de dispositivos de escape para la fauna, desmontaje y reconstrucción de “bouers”, además de las clásicas medidas de protección ambiental como los riegos antipolvo o la gestión de residuos.

Desde el punto de vista de la integración paisajística, toda la planta se ha obtenido a partir de semillas recolectadas en la zona, estando la mayor parte de la producción certificada como agricultura ecológica. La revegetación de los taludes se ha llevado a cabo mediante la hidrosiembra de especies características de la isla, como la enclova. La proyección se ha realizado en forma de hidromanta, lo que ha garantizado la protección de los taludes frente a la erosión, utilizándose varios tipos de mulch hidráulico en función de la tipología de cada desmonte.

Cualquier actuación en una Reserva de la Biosfera como es la isla de Menorca y en especial cuando se trata de una infraestructura lineal, exige un compromiso por parte de todos los actores implicados: promotor, administraciones públicas, contratista principal, subcontratistas, organizaciones sociales, etc. En este sentido, la Variante de Ferreries es un ejemplo de cómo la variable ambiental puede y debe ser integrada en un proyecto de obra civil sin que suponga una penalización al plan de trabajo o al coste económico de la obra.

Todavía no hay comentarios