Publicada el 19 de Marzo de 2014

Cierra tus ojos por un momento. Imagina los principales atributos que asocias a nuestras ciudades y sus procesos de gestión de servicios. En mayor o menor medida, probablemente estés de acuerdo con Esko Reinikainen del Satori Lab, quien afirmó que nuestras urbes se manejan mediante “procesos que parecen más ligados a la época industrial que a la realidad actual”.

A menudo nos encontramos con la falta de dinamismo de las Administraciones locales, poco abiertas a su entorno y demasiado jerárquicas en su funcionamiento. Sin embargo, esto choca con las dinámicas de las comunidades modernas. Cierto es que los presupuestos públicos enfrentan hoy un difícil escenario financiero, lo que complica la ejecución de los programas de gasto social, sanitario y educativo. No obstante, las necesidades ciudadanas son hoy mayores, por lo que la situación exige una solución.

A esto se unen las crecientes expectativas de los ciudadanos, que no aceptan sin más la prestación habitual de servicios públicos sino que cuentan con otras referencias para estimar la calidad del servicio recibido.  Tanto en Internet como fuera de la red, los ciudadanos experimentan los beneficios de la competencia y del emprendimiento, lo que alimenta un debate a nivel global sobre el rol de la innovación en las fórmulas de gestión de los servicios. ¿Cómo escalar y generalizar estos procesos, brindando un mejor servicio a un coste más reducido?

INSPIRAR DECISIONES QUE CAMBIEN NUESTRAS VIDAS

Una encuesta de 50 ciudades internacionales mostró que la principal barrera a la hora de facilitar que las ciudades respondan mejor a su entorno radica en la falta de metodología y conocimiento que existe en los procesos de gestión presupuestaria. Por muy técnico que esto pueda resultar, estamos ante un proceso crucial, mediante el cual cada gobierno hace uso efectivo del dinero recaudado para responder a las necesidades de la comunidad.

Muchos líderes locales coinciden con los datos que Citymart ha recogido después de celebrar 87 retos de ciudades. Nuestra experiencia nos dice claramente que las decisiones de adjudicación de gasto recaudan apenas el 10% de la información que puede llegar a brindar el mercado, dándose incluso tasas de un 3%. Aplicando esto a la suma de gobiernos locales, encontramos una gran oportunidad para inspirar mejores decisiones en un ámbito que mueve 4,5 billones de dólares cada año en todo el mundo.

El conocimiento no es un concepto abstracto. Nos ayuda transformar la forma en que priorizamos y respondemos a las necesidades del cambio. Apenas el 13% de las ciudades encuestadas ha reorganizado sus procesos cotidianos para escuchar a los emprendedores y a los innovadores.

ABRIR, APRENDER, COMPARTIR

En este contexto, es importante subrayar el potencial transformador de Cities Open Challenge de Ferrovial.

  • En primer lugar, esta iniciativa no solamente pone al ciudadano en primer lugar, sino que promueve su papel como un socio con poder para ayudar a mejorar los servicios prestados a la comunidad.
  • En segundo lugar, el reto inaugura un proceso de aprendizaje abierto, que inspira decisiones futuras de forma transparente, algo que rara vez ocurre en los procesos de toma de decisiones urbanas.
  • En tercer lugar, el proceso es ágil y dinámico, centrado en compartir e impulsar soluciones definitivas para permitir que todas las partes implicadas mejoren su experiencia en cuestión de meses, y no años.

El Cities Open Challenge nos demuestra que, a la hora de dar forma a las ciudades del futuro, podemos volver a imaginar sus espacios pero también la forma en que participamos en sus decisiones y su gestión de servicios. Buscamos la empatía entre los ciudadanos para que podamos impulsar la transformación de nuestras comunidades. La apertura ya no es un concepto abstracto en un mundo en el que los emprendedores inspiran soluciones que luego todos podemos seguir.

Impulsando una ciudad ágil y dinámica desarrollaremos una comunidad capaz de maximizar las oportunidades que le brindan las las tecnologías para promover la innovación. Como consecuencia, surgirán nuevas fórmulas que ayudarán a mejorar significativamente la vida de sus habitantes.

Escrito por Sascha Haselmayer el 19 de Marzo de 2014 con las etiquetas: infraestructuras innovación smart cities

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter