buen líder camino a la innovación
Comunicación

Cómo un buen líder une fuerzas en el camino hacia la innovación

19 de abril de 2016

¿Puede una película ser metáfora de la realidad? ¿Puede un personaje histórico reflejar cómo ha de ser el líder actual?  No sé si será porque estoy tan inmersa en el mundo de la innovación, que veo vínculos con la película Braveheart y su protagonista William Wallace en multitud de cosas en mi día a día.

La lucha en la Primera Guerra de Independencia de Escocia, a mi parecer, presenta grandes similitudes con la lucha que internamente los departamentos o áreas de innovación, tienen que hacer cada día, para innovar dentro de las grandes corporaciones. Una tarea realmente heroica.

William Wallace el héroe de esta cinta, persigue su objetivo con determinación, una de las características que habrán de tener todos aquellos que persigan hacer de su compañía la más innovadora.

via GIPHY

Wallace, destaca por que es un buen líder, estudia cuidadosamente sus batallas y va conquistando territorios poco a poco. Una de las premisas del emprendedor: perseguir objetivos ambiciosos pero empezar pequeño, rebajando y eliminando barreras, para hacer dichos objetivos alcanzables. ”Think big, but start small.

Habla de no tener miedo a fallar, pero si se falla: falla pronto, falla rápido y falla barato. Siempre incorporando el aprendizaje en este proceso.

Cuando a William Wallace le dicen que vencer en su terreno es imposible, él les contesta: “¿Por qué?” Es capaz de romper con lo preestablecido y no da lugar a la complacencia. Inspira a su equipo y los anima en la persecución de un objetivo común. Wallace no siempre tiene las respuestas, pero sabe hacer las preguntas.

La innovación necesita líderes en las organizaciones. Líderes y no sólo títulos. No se trata de cargos ni de liderazgos heredados. La innovación necesita personas verdaderamente apasionadas y capaces de decir sí, cuando los demás dicen no. Facilitadores del proceso de innovación. Personas que no tienen miedo a fallar, pero que cuando fallan, aprenden de sus errores, para ser cada día mejores.

Además, la innovación requiere que se produzca una pequeña rebelión. Precisa de una comunidad de héroes que, a lo Wallace, rompen con lo preestablecido. Rebeldes que cuidan de las ideas frágiles, las hacen crecer y las convierten en proyectos. Que creen que otra forma de hacer las cosas es posible y que, además, disfrutan haciéndolo. Personas que saben que haciendo lo mismo una y otra vez, no conseguirán sino los mismos resultados. Y que por ello están dispuestos a librar una primera batalla por la innovación, para hacer de Ferrovial un referente en el sector de las infraestructuras.

Lee la entrevista a Federico Flórez, CIIO de Ferrovial.

Todavía no hay comentarios