Publicada el 4 de Octubre de 2021

El avance exponencial de la velocidad y el ancho de banda de las comunicaciones sigue extendiéndose a todos los sectores. Las teleoperaciones, es decir, la capacidad de controlar a distancia un dispositivo o un vehículo desde otro lugar, pueden aprovechar la revolución de las comunicaciones para ampliar enormemente sus capacidades. Las teleoperaciones aparecieron por primera vez en la década de 1870 en forma torpedos autodirigidos. Desde entonces, esta tecnología se ha extendido a la minería, evitando el acceso de los trabajadores a entornos laborales peligrosos; ha permitido a los cirujanos realizar operaciones desde otro país; y es vital en la conquista espacial (¡la NASA acaba de operar un dron en Marte!). Las teleoperaciones están presentes en casi todos los sectores y seguirán extendiéndose a medida que las comunicaciones sean más potentes y baratas. 

Estación de cirugía a distancia

Las teleoperaciones constan de tres partes principales: 

  • Vehículos: se puede teleoperar un coche, un avión, un dron, un tanque o cualquier otra cosa, siempre que cuente con la tecnología “drive by wire”. Los vehículos pueden equiparse con esta tecnología a posteriori, pero cada vez son más los que la incorporan como opción adicional en el momento de la compra. Komatsu, Doosan y Caterpillar tienen varios equipos con estas características. 
  • Comunicaciones: el cableado, el LTE público, las redes privadas y el 5G son posibles formas de comunicar órdenes del conductor y devolver el feedback de vídeo y sonido al operador. La clave para entenderlo es la comunicación disponible en cada caso y la latencia requerida para el caso de uso en cuestión. 
  • El dominio del teleoperador: el operador del vehículo puede controlar el vehículo desde diferentes configuraciones. Las diferentes configuraciones van desde un volante de PlayStation y un monitor hasta una configuración de conducción del cliente y un casco de RV. Una vez más, la técnica adecuada depende de cada caso de uso. 

Helicóptero sin piloto

Por “teleoperaciones” no solo se entiende todas las operaciones de un vehículo, sino que puede tener 4 usos diferentes: 

  • Televigilancia: el vídeo y el sonido en directo se transmiten desde el vehículo y se envían a través de las comunicaciones a la sala de control para su monitorización. 
  • Teleasistencia: el vídeo y el sonido en directo se transmiten desde el vehículo y el operador remoto elige la ruta a partir de las decisiones proporcionadas por la IA. 
  • Teleconducción (toma de control): el operador remoto toma el control del vehículo cuando el vehículo autónomo no puede funcionar debido a problemas complicados. 
  • Teleconducción (completa): el operador remoto controla los mandos del vehículo (dirección, freno, acelerador, luces, etc.) en todo momento.  

Cómo aprovechar las oportunidades 

Podemos tener una oportunidad única para aprovechar las ventajas de las teleoperaciones, gracias a la gran variedad de usos disponibles en todos los sectores. Por ejemplo, en el caso de Ferrovial, las ventajas de esta tecnología se ajustan perfectamente a nuestro plan Horizon 24, cuyo objetivo es mejorar la seguridad, reducir los costes operativos, disminuir las emisiones y aumentar la ventaja competitiva. Cuando alguien se encuentra en un entorno peligroso, las teleoperaciones nos dan la oportunidad de mejorar la seguridad. Cuando un entorno de trabajo es restrictivo para determinados segmentos de la población (normalmente mujeres y personas con discapacidad), nos dan la oportunidad de abrir el acceso. Cada vez que un vehículo está al ralentí, está desperdiciando recursos y lanzando emisiones innecesarias de CO2. Los plazos de los proyectos podrían acortarse si los vehículos funcionaran las 24 horas del día.  

Además de todas estas ventajas, la tecnología puede proporcionar nuevos puntos de vista que pasan desapercibidos para el ojo humano. Las cámaras que se añaden a los vehículos pueden eliminar los puntos ciegos, las partes del espectro visual invisibles para el ojo humano pueden visualizarse en los monitores mediante nuevos sensores, y activar las alarmas a través de la visión por ordenador/inteligencia artificial, etc. Todos estos nuevos sensores y cámaras irán acompañados de una tonelada de nuevos datos para que los analistas estudien dónde implementar las mejoras.

Conected cars

 

Aunque la lista de posibles ventajas es amplia, su aplicación no estará exenta de obstáculos. En entornos en vivo, como carreteras, tramos de obras muy transitados o pistas de aeropuertos, un fallo de conectividad podría dar lugar a un costoso accidente. Además, las zonas de alto riesgo resultan muy atractivas para los piratas informáticos que quieren causar daños aprovechando las deficiencias de la ciberseguridad. 

Las operaciones también tendrán que adaptarse. Muchas empresas de vehículos autónomos están lidiando con la pérdida de interacción de los conductores entre sí o con los peatones. Las teleoperaciones se enfrentarán a retos similares. ¿Cómo se comunican los trabajadores de la construcción en tierra con un operador de maquinaria pesada que ya no está sentado en el asiento del copiloto? ¿Cómo colabora un policía con un guardia de seguridad que está a cientos de kilómetros de distancia? Estas preguntas, riesgos y problemas deberán abordarse a medida que se pruebe la tecnología y se integre en la industria. 

Qué esperar en el futuro 

Uno de los debates que se plantean en torno a las teleoperaciones es “¿por qué son necesarias si la automatización ya está en camino?”. La respuesta es sencilla ya la vez compleja: necesitamos ambas cosas, pero aún no sabemos en qué medida. Como ya hemos comentado, tres de los cuatro tipos de teleoperaciones implican la integración con un vehículo autónomo, ya sea la televigilancia, la teleasistencia para elegir una ruta, o la toma de control de la teleoperación cuando el vehículo autónomo se encuentra con una situación que está fuera de su programación. Las dos tecnologías se complementarán para avanzar en las operaciones, los negocios y la tecnología. Quien persista y avance en ambas, será líder en su sector, sea cual sea. 

Escrito por Eric Coraggio el 4 de Octubre de 2021 con las etiquetas: Coche autónomo Diseño e ingeniería Innovación Inteligencia artificial Internet de las cosas Robótica Smart city Tecnología Transformación Digital

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter