Publicada el 2 de Agosto de 2018

Todo el mundo los famosos «códigos de tres letras» que designan a los aeropuertos: es imposible no verlos en las etiquetas de facturación de los equipajes, en los billetes o a veces en las propias webs de reservas o en los paneles de los aeropuertos. Entre algunos muy reconocibles para nosotros: MAD (Madrid), BCN (Barcelona) o PMI (Palma de Mallorca). En el Reino Unido están LHR (Londres-Heathrow), SOU (Southampton), GLA (Glasgow) y ABZ (Aberdeen). También hay otros diferentes, bonitos o con una curiosa designación, como LAX (Los Ángeles), JFK (John Fitzgerald Kennedy, Nueva York) o CDG (Charles De Gaulle, París).

A pesar de resultar familiares y confortables está claro que no todos siguen unas reglas de construcción más allá de tener tres letras. Y a veces hay que reconocer que resultan un pequeño rompecabezas: ¿Por qué razón Málaga es AGP? ¿Por qué Montreal usa YUL? ¿O por qué O’Hare en Chicago es ORD? Es un pequeño mundo de curiosidades históricas y casi enciclopédicas.

La designación de la IATA

Códigos de aeropuertos IATA

Los códigos de aeropuerto de tres letras los asigna la IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo) y surgieron en los años 30 del siglo pasado cuando el sector de la aviación empezó a utilizarlos como una forma abreviada para referirse a los diferentes aeropuertos del mundo. Anteriormente se usaban los códigos de dos letras de las estaciones meteorológicas o cualquier otra convención local. Los códigos IATA de tres letras se emplean en el equipaje, los billetes y los paneles y sin duda son los más «cercanos» y conocidos por viajeros de todo el mundo.

Con las 26 letras del alfabeto latino se pueden crear 17.576 permutaciones diferentes. Actualmente hay más de 10.000 aeropuertos comerciales en el mundo que utilizan los códigos de IATA, de entre los 41.800 que habría se incluyeran aeródromos, aeropuertos militares y otras pistas semipreparadas – que por suerte utilizan otras denominaciones.

Más allá de que todavía quedan miles de códigos libres, que los asignados están una larga lista que se actualiza un par de veces al año y de hay algunas letras reservadas no hay un patrón único por el que se asignen. De hecho hay contados casos de códigos repetidos e incluso códigos que con el tiempo se han reutilizado (pertenecían a un aeropuerto que despareció y pasó a otro).

La ICAO (Organización de Aviación Civil Internacional) tiene otros códigos similares, de cuatro letras, utilizados principalmente para aeródromos pequeños y para el control de tráfico aéreo y otras operaciones. Estos códigos se generan por letras para las diferentes zonas del mundo, países y regiones: L para Europa Sur, E para España, etcétera. (Por ejemplo: el aeropuerto de Madrid es LEMD en esta denominación.)

Muchas ciudades, muchas variantes

Códigos de aeropuertos

He aquí algunas de las pautas que pueden reconocerse en la nomenclatura de la IATA:

 

  • La regla general es utilizar las primeras letras del nombre de la ciudad del aeropuerto: BOS = Boston, MAD = Madrid.

 

  • Si una localidad tiene varios aeropuertos se utiliza el nombre del aeropuerto: JFK = Aeropuerto Internacional John F. Kennedy (Nueva York), LGA = Aeropuerto LaGuardia (Nueva York). En Tenerife están TFS y TFN (Tenerife Sur y Tenerife Norte), aunque también se utiliza TCI como «destino» (Tenerife Canary Islands) que era la denominación del antiguo aeropuerto de Los Rodeos (renombrado a Tenerife Norte).

 

  • Algunas ciudades utilizan antiguos códigos meteorológicos de dos letras: LAX (Los Ángeles) utiliza el antiguo código LA (sus iniciales) rellenadas con una X para completar las tres letras. Por la misma razón PDX = Portland y PHX = Phoenix.

 

  • A veces se utilizan formas toponímicas alternativas: EAS (San Sebastián) proviene de Easo (por la tradición de que la antigua ciudad romana de Easo/Oiassose creía que estaba ubicada allí). XRY = Jerez de la Frontera, procede de Sherry/Xherry (Jerez).

 

  • En el caso de que existan nombres de ciudades iguales y ambas tengan aeropuertos, uno de ellos ha de ser diferente para evitar cualquier posible confusión: SJC = San Jose, California (Estados Unidos) mientras que SJO = San José (Costa Rica)

 

  • Cuando hay un aeropuerto común para varios municipios o regiones a veces se combinan los nombres: DFW =Dallas–Fort Worth.

 

  • A veces se sigue utilizando la denominación anterior de un aeropuerto aunque haya cambiado de nombre: ORD = O’Hare en Chicago porque su antiguo nombre era Orchard Field.

 

  • Hay varias letras reservadas para los aeropuertos de los Estados Unidos, una regla que sólo se aplica allí: N para la Armada (Navy) y W y K para la Comisión Federal de Comunicaciones para emisoras de radio. Por esta razón ORF = Norfolk (Virginia) en vez de NOR, que corresponde a Nordfjordur (Islandia). Del mismo modo, IAD = Washington-Dulles y DCA = Ronald Reagan Washington (District of Columbia Airport), porque no puede empezar por W.

 

  • Internacionalmente están reservados los códigos que empiezan por Q (que se utiliza como letra para «comunicaciones»), de modo que UIO = Quito (Ecuador) porque no podría ser «QUI».

 

  • En Canadá todos los aeropuertos empiezan por la letra Y: YOW = Ottawa, YQB = Québec. Hay más de 30, desde YAZ (Tofino) a YZF (Yellowknife), aunque también hay aeropuertos secundarios y aeródromos que empiezan por W, X y Z. Sin embargo, no es el único país en el que hay aeropuertos que empiezan por Y; también está por ejemplo YUM = Yuma, Arizona (Estados Unidos).

La web Airport Cod.es es un buen recurso con el que localizar aeropuertos por sus códigos, nombres o ciudades, y en ocasiones se indica algo sobre la historia de su designación – aunque no siempre la historia es la correcta, porque muchos nombres se pierden en la historia y entran en el terreno de las leyendas y creencias populares. La lista oficial de códigos puede consultarse en la Web de la IATA donde está al completo de forma oficial y actualizada, pudiéndose adquirir en varios formatos informáticos para quien tenga necesidad de utilizarla.

AGP (Málaga), el código con la historia más enrevesada

Una de las más notables anécdotas de los códigos de aeropuertos de tres letras es la del Aeropuerto de Málaga-Costa del Sol: AGP. Y bien merece un repaso porque se han escrito ríos de tinta sobre las extrañas y atípicas letras que lo componen.

Entre las diversas historias –que casi tienen el carácter de leyendas urbanas– están que el código más natural, MAL, no era una buena denominación porque aunque en inglés no significa nada en castellano significaba simplemente «malo» y eso no podía ser. Otros asignan AGP al «templo romano de Agripina» (que en realidad estaría en Roma, no en Málaga) o a la abreviatura de «Aeropuerto Gran Picasso» (que no es la denominación oficial del aeropuerto).

La explicación es mucha más mundana. Cuando hace décadas la IATA comenzó a asignar los códigos de tres letras, MAL ya estaba ocupado por el aeropuerto de la isla Mangole en las Molucas (Indonesia) y también lo estaban MAA por Madrás (India) y MAG por Madang (Papúa Nueva Guinea).

Aunque hay muchas combinaciones con las cuatro letras distintas de la palabra «Málaga» (M-A-L-G) resulta que todas estaban ocupadas. Así que hubo que recurrir a utilizar sólo dos letras junto con otra cualquiera de relleno. Se eligió AG, añadiendo la «P» como relleno porque la Q que se utiliza para tal fin en Sevilla (SCQ) o Santiago de Compostela (SCQ) formaría AGQ que ya estaba asignado a Agrinio (Grecia). Así que se eligió la P porque era la única que quedaba libre, formando así AGP.

En definitiva: el aeropuerto de Málaga tiene como código AGP no por Agripina ni por Picasso ni porque «sonara mal»… simplemente, era el único código medianamente parecido que quedaba libre.

Escrito por Álvaro Ibáñez el 2 de Agosto de 2018

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter