Publicada el 14 de Febrero de 2019

Los Beatles cantaban “Can’t buy me love”, y la mayoría de las parejas bien avenidas seguramente estarán de acuerdo con esa afirmación. Pero, ¿puede comprarse un gesto con dinero? ¿Puede comprarse el homenaje más romántico al amor que se ha visto jamás? Tal vez así, se pueda regalar un poco de belleza al mundo al honrar ese amor durante siglos. En la publicación del blog de hoy, analizaremos cuánto cuesta el amor o cómo se construyó la mayor oda al amor de la historia, el  Taj Mahal.

via GIPHY

La historia de amor

La mayoría de las personas que han estudiado el Taj Mahal en clase de Historia mundial conoce la historia, pero eso no implica que sea menos romántica: el príncipe Khurrum y Arjumand estaban comprometidos en 1607, pero antes de casarse cinco años después, el príncipe Khurrum contrajo matrimonio dos veces, aunque, según los tribunales oficiales, fue solo en nombre. Al casarse, Arjumand recibió el nombre de Mumtaz Mahal, que significa la perla del palacio, y el príncipe Khurrum cambió su nombre a Shan Jahan.

La historia del Taj Mahal comienza de forma trágica con la muerte de Mumtaz Mahal al dar a luz a su decimocuarto hijo. El fallecimiento de su amada esposa sumió a Shan Jahan en una profunda depresión, a menudo relacionada con los legendarios amantes trágicos de la tradición musulmana, Majnun. Durante los dos años siguientes, Jahan fue incapaz de disfrutar de los placeres de sus riquezas. Dejó de usar joyas, ropa suntuosa y perfumes, e incluso de escuchar música. Un historiador afirmó que su barba, oscura en su día, se volvió blanca y tuvo que empezar a usar lentes porque las incontables lágrimas que había llorado habían provocado el deterioro de su vista. Al final de esos dos años, con la ayuda de su hija mayor Jahanara Begum Sahib, Jahan superó su dolor y comenzó a planificar y diseñar lo que sería uno de los mejores mausoleos conocidos por la humanidad.

Historia de amor Taj Mahal

¿Cómo se diseñó el Taj Mahal?

La primera fase, como en cualquier construcción de esa envergadura, fue elegir un arquitecto. En el caso del Taj Mahal hubo dos. Y Jahan no se conformó con ningún arquitecto en concreto, sino que se aseguró de encontrar a los más hábiles y expertos de la India y más allá. Aunque aún es objeto de debate, hay dos arquitectos cuyos nombres se mencionan y están relacionados con otras grandes obras de la época: Ustad Ahmad Lahauri, quien había sentado las bases del Fuerte Rojo, y Mir Abd-ul Karim.

El terreno del Taj Mahal se divide en cinco secciones: la primera es el “jardín de la luz de la luna” situado en la parte norte del río Yamuna; la primera sección en el lado sur es el mausoleo, que es la estructura más reconocida del Taj Mahal, así como la mezquita y el Jawab, tras los cuales se encuentra el jardín de Charbagh con varios pabellones; luego está el jilaukhana, donde se ubican los alojamientos de los encargados de la tumba y las dos tumbas subsidiarias; y, por último, la sección final, que era en su origen un bazar y caravansar, de los cuales aún quedan vestigios.

El mausoleo, donde descansan eternamente los amantes, combinó una serie de elementos arquitectónicos para crear la emblemática estructura con la que estamos tan familiarizados en la actualidad. De arriba a abajo, consta del remate, la decoración de loto, la cúpula de bulbo, el tambor, la guldasta (palabra en punjabi para designar “ramo”), el chhatri, la pechina, el arco y el friso.

taj mahal diseño
Foto: Masud Rana

El diseño de la propia estructura se inspiró en la arquitectura tradicional persa y mogol temprana, desviándose del típico estilo mogol que usaba la piedra de arena roja y optando por un mármol blanco más refinado. Y aunque en el exterior solo se ve mármol blanco, no te dejes engañar. El interior de los muros se construyó en realidad con un núcleo interno de ladrillos y escombros, ahorrando gastos para destinar mayor presupuesto a otras partes del edificio.

La construcción del Taj Mahal

Los materiales necesarios para construir esta idea atemporal se trajeron de cientos de kilómetros a la redonda, por lo que fueron necesarios más de 1.000 elefantes para transportarlos. El mármol blanco se trajo de Rajastán a 400 km de distancia, el jaspe de Punjab, y el jade y el cristal de China. Trajeron turquesa del Tíbet y lapislázuli de Afganistán, zafiro de Sri Lanka y cornalina de Arabia. Hay un total de 28 variedades de piedras preciosas y semipreciosas incrustadas en el mármol.

construcción Taj Mahal

Y ahí no acabaron los gastos. A diferencia del diseño típico de un edificio normal, el Taj Mahal requirió que un calígrafo incorporara 15 pasajes diferentes del Corán a la arquitectura de forma artística. Sobre la gran puerta, la caligrafía reza: Oh alma, estás en reposo. Vuelve al Señor en paz con él, y él en paz contigo. Además, la caligrafía no estaba solo dibujada, sino que se trató con la misma importancia que el resto de la decoración, con incrustaciones de piedras preciosas como mármol negro y jaspe en los paneles de mármol blanco. A lo largo de la construcción, los patrones florales con incrustaciones de pietra dura o jali se extienden sobre esta obra maestra con mármol amarillo, jaspe y jade, pulidos y nivelados con las paredes para resaltar la gran labor artesanal. Entre las técnicas decorativas empleadas, destacan flores talladas en el mármol, intricados trabajos de filigrana, arcos en la mezquita, pintura incisa, así como azulejos en los pináculos.

piedras preciosas Taj Mahal

Cuánto cuesta el Taj Mahal

Calcular con precisión el coste del Taj Mahal es una tarea bastante difícil, teniendo en cuenta infinitas variables que han fluctuado durante los casi 400 años desde que se encargó la construcción en 1632. Si observamos los precios actuales de algunas de las piedras preciosas empleadas, podemos hacernos una idea de su verdadero valor. Con el jaspe a 5 dólares por quilate, el jade a 3.000 dólares por onza, el mármol negro a unos 30 dólares por metro cuadrado, el mármol amarillo de 30 a 40 dólares por metro cuadrado y el mármol blanco a 500 dólares por metro cuadrado, sabemos que no pudo ser barato… Sin mencionar  a los 20.000 trabajadores aproximados que participaron en la construcción en un lapso de 16 años (en 1637-39, un funcionario indio de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales podía ganar unas 36 rupias al año). Aunque el presupuesto original se calculó en 4.000.000 rupias, el coste final de las obras fue de 5.000.000 rupias, que a pesar de equivaler una fortuna actualmente, ¡sigue pareciendo una auténtica ganga para inmortalizar el amor!

Escrito por Nicholas Ash el 14 de Febrero de 2019

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter