Publicada el 26 de Abril de 2019

Hoy oiremos hablar de términos como digitalización y CIT, robotización, automatización de procesos enfocados a la Seguridad y Salud de los trabajadores. Y es que hoy la OIT, Organización Internacional del Trabajo, cumple 100 años y para conmemorarlo hace balance de los hitos alcanzados en materia de Seguridad y Salud y marca las líneas del futuro.

Desde Ferrovial estamos trabajando en las últimas tendencias, intentando ir un paso más allá de las medidas convencionales con el fin de reducir al máximo los accidentes laborales de nuestros trabajadores, contratistas o aquellos que se puedan ver afectados por nuestras actividades.

Si introducimos en el buscador de Google “seguridad y salud” aparecerá una interminable lista de artículos, noticias e informes de expertos hablando de las tendencias del sector, tanto a nivel nacional como internacional, de los que me gustaría destacar:

  • Mejorar la salud y bienestar de los trabajadores, mediante la implantación de programas en las empresas. (explicar con ejemplo)
  • Herramientas (plataformas, apps …) de gestión de Seguridad y Salud más potentes e integradas.
  • Big Data como herramienta de predicción de accidentes y gestión de riesgos.
  • Uso de la tecnología para la captación de Feedback de los trabajadores y que brindará a las empresas información precisa sobre lo que realmente está sucediendo en el lugar de trabajo.
  • Cambios en la demografía de los lugares de trabajo: más presencia de trabajadores milenials y generación zeta: a medida que esto vaya evolucionando, habrá un cambio dinámico en la cultura, la administración y la ética del lugar de trabajo.
  • Smart EPI, que permiten la localización de los trabajadores, como Smart hats, glasses, …
  • IoT está desempeñando un papel importante en la mejora de la seguridad en el lugar de trabajo, por ejemplo, mediante el uso de sensores que permita alertar la presencia de un trabajador en una zona de riesgo.

Tenemos un prometedor futuro por delante, repleto de posibilidades que nos permitirá, entre otras cosas, conocer en tiempo real qué está ocurriendo en nuestro centro de trabajo y prevenir con medidas más ajustadas a la realidad de posibles accidentes. ¿Pero cuál es la realidad con la que trabajamos? Esta es la gran pregunta a la que hay que dar respuesta cada vez que pensemos en aplicar una de estas tendencias.

¿Se pueden aplicar estas tendencias de última generación a todos las realidades, geografías o personas con las que trabajamos? ¿resuelven hoy en día todos los problemas estas soluciones de vanguardia?

Trabajar en varias geografías implica enfrentarse cada día a retos muy distintos sobre todo si hablamos de países en diferentes niveles de desarrollo. ¿Están todos países, trabajadores, conexiones … preparados para esto o estamos intentando matar moscas a cañonazos? ¿Pensamos en las necesidades de cada caso o nos dejamos llevar por las tendencias, centrados en nuestra zona de confort, implementando automáticamente lo que está de moda o es tendencia sin pensar más allá? ¿Es necesario implementar de la misma manera y al mismo tiempo en todas las situaciones?

Para acercarnos un poco más a la respuesta, os invito a reflexionar con una situación personal que he vivido no hace mucho. A principios de marzo, estuve dos semanas participando en el proyecto “Sistema de abastecimiento de agua y acceso a saneamiento en comunidades afectadas por el fenómeno El Niño Costero”, en el distrito de Cura Mori, Piura, Perú, dentro del Programa de Infraestructuras Solidarias de Ferrovial. Huelga decir, que no contábamos con los mismos recursos, humanos o económicos, con los que podríamos trabajar en cualquier otro proyecto de Ferrovial, éramos un grupo de voluntarios dando apoyo a la ONG (Ayuda en Acción).

Asumiendo esta realidad, nos pusimos manos a la obra para realizar una de las tareas que nos habían encomendado: preparar un plan de seguridad y salud/procedimiento de trabajo para la demolición de un tanque elevado en desuso. El tanque en cuestión estaba declarado inoperativo por el Sector Salud, y corría el riesgo de desplomarse en cualquier momento, por lo que constituía un peligro latente para la comunidad de Chato Chico. Lo que ocurría era que las vigas y los pilares que forman la estructura del tanque de agua se encontraban deterioradas, presentando desprendimiento de hormigón y exposición del hierro, oxidado con alto grado de corrosión. (era peligroso por encontrarse rodeado de casas habitadas, niños jugando en su base, la línea eléctrica pasando al lado …).

Demolición de un tanque elevado para el Programa de Infraestructuras Solidarias de Ferrovial

A priori, en una situación corriente, y contando con los medios con los que estamos acostumbrados a trabajar en nuestro día a día se habría resulto el problema de manera sencilla aplicando un procedimiento ya conocido por cualquier técnico de seguridad y salud y equipo de obra, sin grandes complicaciones. Sin embargo, no era una situación corriente, ni contábamos con los medios habituales: el presupuesto era mínimo y el personal con el que contábamos jamás se había enfrentado a esos problemas. Entonces, paramos, reflexionamos, nos retrotraímos en el tiempo e imaginamos para dar con la solución.

No os quiero aburrir más explicando todos los detalles del proyecto y la solución, sino reflexionar ante un mismo problema, incluso sencillo, dependiendo de dónde y cómo, la solución es diferente y en determinadas ocasiones debes ser imaginativo para llegar ella.

Por tanto, respondiendo a las preguntas que planteaba antes, en mi opinión creo que sí, que, en la mayoría de las situaciones, nos estamos dejando llevar por las tendencias y no por las necesidades. Todo es posible implantarlo en todos lados, pero no de la misma manera. Para ello, tenemos que parar a pensar, salir de nuestra zona de confort y de lo que conocemos, y ver la mejor manera de implantarlo con las condiciones o recursos de que disponemos en cada momento.

Esto me lleva a pensar ¿estamos realmente tan avanzados en materia de seguridad y salud como para mirar hacia un futuro planteado por la OIT todavía no completamente definido o el futuro en esta materia es una combinación de continuar con los esfuerzos y actividades que se han venido realizando en los últimos años para paso a paso ir resolviendo los problemas que actualmente todavía no se han resuelto, con los medios actualmente disponibles incorporando poco a poco y de forma gradual y coherente las nuevas tecnologías disponibles?

Hoy es un buen día para reflexionar sobre ello.

Escrito por Inés Cruces Barquero el 26 de Abril de 2019

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter