Publicada el 20 de Octubre de 2021

Entre el volcán de San Salvador y el cerro de San Jacinto, hectáreas de cafetales llegan a tocarse con suelos pavimentados, carreteras y edificios. La ciudad de San Salvador, una de las más pobladas de América Central, se levanta entre la naturaleza para dar cobijo a más de medio millón de habitantes.   

En junio de 2020, la tormenta tropical Amanda golpeó la ciudad, provocando grandes deslizamientos de tierra y graves inundaciones allí donde el asfalto no puede absorber el agua. La tormenta dejó tras de sí destrozos en cafetales, carreteras, líneas eléctricas y cerca de 30.000 hogares.  

Para devolver al suelo de San Salvador la capacidad de absorber la lluvia, el proyecto CityAdapt busca restaurar más de 1000 hectáreas de bosques y plantaciones de café. Se trata de una las conocidas como soluciones basadas en la naturaleza (SBN o NBS, por sus siglas en inglés), que tienen la capacidad de hacer las ciudades y los ecosistemas más resilientes a los efectos del cambio climático. 

De la naturaleza a los edificios  

Las SBN son acciones que aprovechan el poder de la naturaleza para hacer frente a las consecuencias del cambio climático, como pueden ser las olas de calor, las sequías, las inundaciones o la subida del nivel de mar. La plantación de manglares para proteger las líneas costeras, la incorporación de techos verdes a los edificios o la regeneración de los humedales son algunos ejemplos de soluciones basadas en la naturaleza. 

Estas buscan proteger a las comunidades y, a su vez, aumentar la resistencia de los ecosistemas. En las ciudades, las SBN pueden combinarse con construcciones adaptadas a los retos climáticos. De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), invertir en edificios bien diseñados y resilientes es una de las mejores soluciones para adaptarse al cambio climático. Su construcción puede evitar el gasto de millones de dólares en daños y pérdidas.  

Las SBN tienen otros beneficios, como reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, garantizar un aire más limpio o proporcionar más seguridad alimentaria. Se basan en el principio de que no es necesario elegir entre naturaleza y desarrollo: pueden ir de la mano.  

Barreras naturales para las ciudades costeras 

A lo largo de la historia, numerosas ciudades y localidades han construido grandes muros y diques para protegerse de la fuerza del mar y la naturaleza. Pero lo cierto es que hay opciones más baratas, sencillas y sostenibles, como restaurar ecosistemas. Los arrecifes de coral, por ejemplo, tienen la capacidad de romper las olas y absorber su energía antes de que lleguen a las costas.  

Los manglares, por otro lado, reducen la fuerza de los vientos, limitan las inundaciones y absorben la energía de las olas. Son, en otras palabras, aliados naturales para hacer frente a la subida del nivel del mar.

Soluciones-basadas-naturaleza-manglares

Los manglares crecen en latitudes tropicales y subtropicales, en zonas en donde el agua salada se mezcla con la dulce

Durante las últimas décadas, miles de hectáreas de manglares han sido taladas para ganar espacio en el que construir o criar peces y crustáceos. Repoblarlas puede traer numerosos beneficios: además de proteger las costas, los manglares son importantes ecosistemas de carbono azul, filtran el agua y ofrecen alimentos y madera a las comunidades costeras. 

Verdes, frescas y seguras 

Los estudios climáticos no dejan lugar a dudas. De acuerdo con el sexto informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), es inevitable que las temperaturas medias alcancen una subida de 1,5 °C con respecto al siglo XIX en las próximas dos décadas. En el peor de los casos y si seguimos emitiendo más gases de efecto invernadero a la atmósfera, la temperatura subirá hasta 4,5 °C a finales de siglo. 

Entre las consecuencias de esta subida están el aumento del número y la intensidad de las olas de calor y las sequías. Dos fenómenos que afectan tanto a los habitantes de las ciudades como a sus infraestructuras 

Llenar las ciudades de naturaleza (de forma ordenada y adaptándose a las necesidades de cada lugar) permite moderar los impactos de las olas de calor y rebajar las temperaturas. Además, los árboles y los humedales actúan como esponjas capaces de absorber el agua de la lluvia y recargar los suministros subterráneos, algo fundamental para hacer frente a las sequías.  

Suelos a prueba de lluvias 

Cuando las lluvias de la tormenta tropical Amanda llegaron a San Salvador, se encontraron con un suelo urbano, no poroso, incapaz de absorber tanta cantidad de agua. En las últimas décadas, el desarrollo urbano ha reemplazado bosques y humedales por carreteras, edificios y otras infraestructuras. Esto reduce la capacidad de las ciudades para hacer frente a las inundaciones. 

Las SBN proponen devolver entornos naturales a las urbes y sus alrededores (creando las conocidas como ciudades esponja, como en San Salvador) y restaurar los ecosistemas de llanura aluvial. Estos tienen la capacidad de retener el agua y favorecer que sea absorbida por el suelo.Soluciones-basadas-naturaleza-ciudades

Los árboles y sus raíces tienen la capacidad de retener el agua y favorecer que sea absorbida por el suelo

La ciencia y la historia han demostrado que la naturaleza cuenta con las mejores herramientas para vivir en sintonía con el entorno y seguir avanzando sin poner el riesgo la salud del planeta. Las SBN son, así, parte de la solución para hacer frente a los retos que el cambio climático plantea a nivel mundial. 

Escrito por Tania Alonso Cascallana el 20 de Octubre de 2021 con las etiquetas: Cambio climatico Medio ambiente Sostenibilidad

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter