Publicada el 24 de Noviembre de 2021

Al diseñar cualquier infraestructura, debemos tener en cuenta las distintas formas en las que vamos a construirla. Esa es nuestra metodología de construcción.

En el proyecto de la carretera Toowoomba Second Range Crossing en Queensland, Australia, uno de mis roles fue construir el viaducto. Pero mi equipo también participó en la fase de diseño para garantizar que la construcción fuese fácil, segura y más rentable, y que se completase a tiempo y dentro del presupuesto.

Trabajos preliminares

Cuando el 60% estuvo hecho, pudimos iniciar la construcción. La preparación del trabajo incluyó despejar y desbrozar el terreno, organizar el acceso a la construcción y conseguir suministradores de hormigón y vigas. Esto fue en marzo de 2016.

También efectuamos un amplio estudio geotécnico para valorar que había en el terreno. Esto afecta a la profundidad que se necesita para enterrar los pilotes in situ, su longitud y dónde pueden colocarse. En el Toowoomba Second Range, había muchas cosas importantes a considerar: el tipo de roca, el potencial de corrimientos de tierra e incluso un conducto de gas subterráneo.

Diseñamos nuestros pilotes para evitar cualquier problema en la zona, pero también utilizamos los métodos adecuados para influir en cualquier tipo de problema geotécnico de la misma, como dos corrimientos de tierra activos adyacentes. Colocamos los pilares 17 y 18 en el puente para que se situaran a ambos lados del conducto de gas y lo suficientemente lejos como para evitar cualquier complicación.

El viaducto abarca 800 m en un terreno muy difícil, con una inclinación particularmente irregular y pronunciada; un gradiente del 35% que discurre longitudinal y transversalmente.

Con este tipo de pendiente, la metodología de construcción jugaba un papel muy importante para ayudarnos a identificar la ubicación de las grúas torre, el tipo de métodos para levantar el refuerzo, encofrado, vigas, salida y acceso a los pilares y cabezales, incluyendo el estudio e instalación de medidas de control de sedimentos para evitar arrastres o la exposición de los cimientos durante tormentas.

Desde arriba

Una de las cosas más importantes que hicimos en este proyecto fue proporcionar un buen acceso para construir los elementos estructurales del viaducto y permitir la entrega del hormigón y las vigas, así como de otros materiales necesarios. Esta accesibilidad a los trabajos de construcción fue muy difícil, lo que convirtió la entrega e instalación de las vigas de 32-38 m cómo grúas en un gran reto.

Decidimos trabajar desde la parte superior del puente, y no desde abajo, colocando las vigas Super T utilizando una lanzadera de vigas desde el pilar sur. Esta es una técnica de construcción de puentes consolidada para trabajar en un terreno difícil, pero lanzar vigas de 90 toneladas por un puente tan inclinado (6,5%) fue una tarea adicional que complicó incluso más toda la operación.

Debido a la gravedad y al efecto péndulo, las vigas pueden balancearse sin control si no se diseñan adecuadamente los puntos de anclaje y los amarres para evitar este movimiento. Poder hacer esto de forma segura fue una gran innovación en este proyecto.

Como el tablero del puente requería un vertido continuo para seguir lanzando vigas en los siguientes tramos, construimos el puente tramo a tramo. Esto nos obligó a trabajar con un calendario de construcción fijo y rígido en el que cualquier retraso influiría en la fecha de finalización.

El viaducto y las vigas que utilizamos estaban diseñadas para esta máquina de empuje de vigas concreta, ya que sabíamos que los tramos no podían tener una longitud superior a 38 m y las vigas no podían pesar más de 90 toneladas.

48 horas

Otro reto considerable fue la vía ferroviaria de Queensland, que cruza bajo el tramo 22 del viaducto. Tuvimos que dar un aviso de 4-6 meses para una suspensión de 48 horas de los servicios ferroviarios. Teníamos que garantizar que esta sección se completase en ese plazo de tiempo para evitar un gran retraso en la fecha de finalización del viaducto.

Sabíamos que si en esos dos días las cosas no salían como se habían planeado, el proyecto se retrasaría meses. Terminar esa sección a tiempo fue un hito enorme.

Para construir el viaducto necesitábamos idear soluciones prácticas para una amplia variedad de retos: geotécnicos, económicos y de accesibilidad.

Pensar más allá de lo convencional

Como ingeniero, siempre construyo con la funcionalidad de mente.

Este proyecto permitió que nuestro equipo fuese más allá de lo convencional mejorando nuestros conocimientos. Nuestros superiores nos animaron a idear técnicas nuevas e incorporarlas al proyecto. Esto no solo nos ayudó a crecer como ingenieros y profesionales de la construcción, sino que marcó un gran hito en la innovación del diseño y construcción de puentes, como una máquina extrusora de las barreras de hormigón del puente, la primera en Queensland, permitiéndonos finalizar el puente a tiempo.

Nuestros clientes – el gobierno de Queensland y el gobierno de Australia – en principio habían pensado en un túnel para este tramo de la carretera. No obstante, nuestra propuesta incluía una alternativa más práctica y barata, lo que fue una característica importante que nos ayudó a ganar el proyecto.

Lo fundamental es el trabajo en equipo

Ser capaces de completar este proyecto con éxito y a tiempo se debió en gran medida a nuestro equipo, que fueron como una familia para mí. El hecho de que no contásemos con ninguna compañía especial para construir el viaducto es un claro ejemplo de nuestra capacidad para ejecutar proyectos complejos internamente y con gente en la que realmente podemos confiar.

Incluso aunque el equipo y yo nunca habíamos construido un viaducto antes, no solo nos probamos a nosotros mismos y al mundo que podíamos hacerlo, sino que fuimos capaces de construir algo verdaderamente icónico.

El día en que terminamos el puente, mi superior y yo conducimos por él muy despacio para poder ver todo el trabajo que habíamos hecho y reflexionar sobre los retos que habíamos superado. Es difícil describir con palabras la satisfacción que se siente al completar un proyecto de 1600 millones de dólares. Dejémoslo en que te sientes muy bien.

El Toowoomba Second Range Crossing fue diseñado y construido por Nexus Delivery, la empresa conjunta de construcción de Nexus Infrastructure constituida por Acciona Infrastructure Australia y Ferrovial. Está financiado por una asociación público-privada con los gobiernos de Australia y Queensland. Se abrió al público en septiembre de 2019.

Escrito por Carlos Ramos Cruz el 24 de Noviembre de 2021 con las etiquetas: Innovación Obras publicas Puentes Trabajo y equipo Viaducto

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter