Sostenibilidad

El movimiento “Tiny House”

16 de marzo de 2022

Admitámoslo, uno de los hitos tradicionales del éxito económico es vivir en una casa grande. ¡Solo hay que ver un episodio de MTV Cribs! Sin embargo, últimamente el movimiento «Tiny House», o Casa Pequeña, se ha convertido en una plataforma de sostenibilidad y simplificación. Reducir tu vida a menos espacio se está empezando a ver como un medio potencial para vivir de forma responsable medioambientalmente.

Nota: El grueso de este artículo se basa en EE. UU., ya que gran parte de este movimiento proviene de ese país y, por lo tanto, también la mayor parte de los datos.

Tiny House

Lo esencial:

La idea, en esencia, es que una casa grande implica grandes facturas; estás gastando más energía para calentar (y/o enfriar) un mayor volumen de espacio. Una casa habitualmente se considera pequeña cuando tiene una superficie habitable de 36 m² o menos. Como la mayoría de nuestra energía proviene de carbón, el petróleo y el gas (alrededor de 84% en 2020), cuanto menor sea tu gasto individual en energía, menor será tu huella de carbono personal. Por lo tanto, una casa más pequeña equivale a facturas más reducidas, y esto a su vez equivale a una menor huella de carbono. ¡Todo son beneficios! Al menos en teoría.

Las ventajas de vivir en una casa pequeña:

Empecemos por el propio interés y vayamos ascendiendo a preocupaciones más nobles.

Dinero (Lo bueno)

El coste de un hogar estadounidense medio se ha estimado en alrededor de 300.000 $, mientras que el de una casa pequeña es de unos 45.000 $ de media. El rango parte desde los 6000 $ en el extremo inferior para los modelos de “cabaña” más básicos, hasta más de 100.000 $ para las variedades más lujosas. Unas reducciones de coste tan drásticas son una opción muy atractiva para potenciales propietarios con presupuestos reducidos.

Ser ecológico

Otro beneficio es la cantidad de electricidad necesaria: el 7% de una casa estadounidense media. Esto es claramente una ganancia financiera, pero se traduce perfectamente en términos de sostenibilidad. Una casa media en los EE. UU. produce alrededor de 12.700 kg de dióxido de carbono al año, mientras que una casa pequeña media utiliza unos 910 kilos.

La reducida cantidad de materiales necesaria para construir una casa pequeña también contribuye a su sostenibilidad. Para aumentar su factor verde aún más, dichos materiales pueden ser reciclables o incluso reciclados, como con el uso de zinc acanalado y suelos de pino.

the tiny house

Un ejemplo de alguien que lleva la vida reducida y reciclada a un nivel superior es la estudiante Stella van Beers en Holanda. Ha creado una casa pequeña dentro de un granero en desuso. Su proyecto, Silo Living, fue creado como proyecto final en 2021, como parte de su diplomatura en la Academia de Diseño Eindhoven.

Ingenio, flexibilidad y comunidad

Las casas pequeñas mejor pensadas hacen un uso muy económico del espacio limitado que tienen: pueden utilizar mesas y sillas plegables, escaleras que funciona como armarios para almacenar cosas y espacios que combinan inodoro y ducha (¡aunque se puede perdonar que esta última opción no te parezca atractiva!).

Otra parte del movimiento es la libertad para trasladar tu casa, cuando quieras y donde quieras, al menos en principio. La mayoría de las casas más pequeñas tienen ruedas, con un accesorio para acoplar al remolque.

Los aficionados también han creado comunidades, tanto en persona como online, en las que se comparten recursos como el Wi-Fi o las lavadoras. La idea es crear un grupo de gente afín y sensible a la sostenibilidad que pasa la mayor parte del tiempo fuera con otras personas. Mientras que la superficie de la casa media se ha incrementado en EE. UU., el número medio de amigos ha disminuido. Las casas pequeñas pueden verse como un antídoto potencial al aislamiento.

Comunidad de los aficionados a casas pequeñas

Las desventajas de vivir en una casa pequeña :

Naturalmente, hay inconvenientes.

Terreno

Los primero es que las casas pequeñas todavía son un producto nicho en el mercado inmobiliario, aunque la tendencia está creciendo. Si buscas comprar terreno para tu casa pequeña, con frecuencia la legislación urbanística está en tu contra, lo que significa que normalmente tendrás que alquilar el terreno en el que se asiente. Esto, como es natural, disminuye la cantidad de ahorro que puedes conseguir.

En los EE. UU., la American Tiny House Association (ATHA) es parte de la comunidad construida en torno a adaptar al país para que sea más favorable a las casas pequeñas. En la página web, animan a contactar con los gobiernos locales y municipales para presionar. Otra posibilidad es que, al hacerse realidad la impresión de casas en 3D, las leyes sobre propiedades pequeñas podrían tener que cambiar. (Ver ¿Cómo de cerca estamos de imprimir casas en 3D?).

Mientras, en Victoria, Australia, hay movimientos para crear casas pequeñas desconectadas, como la Warburton Tiny House Community en Facebook. No obstante, parece que hay problemas si no puedes categorizar tu casa pequeña como caravana, al menos por ahora.

Dinero (Lo malo)

Tras explorar la asequibilidad de una casa pequeña, nos podemos encontrar con el problema más complejo de que los principales bancos no tiene hipotecas disponibles para casas pequeñas.

En los EE. UU. existe la opción de préstamo personal, aunque los tipos de interés son mucho más altos que los de una hipoteca. Algunos ponen sus gastos en una tarjeta de crédito, asumiendo que la casa pequeña es barata. Otras opciones son acudir a un préstamo para remolque de viaje o un préstamo para vehículo recreativo de una cooperativa de crédito, pero eso requiere que tu casa pequeña encaje en la descripción. Si eres propietario de tu casa actual, es posible que puedas utilizarla como aval para obtener una línea de crédito pero, como es obvio, eso pone tu casa principal en riesgo.

El artículo de Investopedia sobre el asunto, Consideraciones financieras sobre la compra de una casa pequeña, contiene una tabla esclarecedora que calcula algunas de las opciones, aunque está totalmente basada en los tipos de los bancos estadounidenses. La página web de la Tumbleweed Tiny House Company también proporciona una calculadora de Prestamos para casas pequeñas como vehículos recreativos, aunque el término “vehículo recreativo” sugeriría que la casa debe ser móvil.

Conclusión:

El movimiento “Tiny House” parece ser, inicialmente, una respuesta válida a dos problemas: sostenibilidad y asequibilidad. No podemos dejar de aplaudir los valores de sacrificio por el bien personal y común que implica.

No obstante, parece que hay muchos retos a la hora de financiar la compra de una casa pequeña con éxito y encontrar un lugar en el que ponerla (por no mencionar que deberías estar dispuesto a criar una familia en un espacio tan reducido). Ser consciente de la legislación del lugar donde planeas vivir o vas a visitar parece esencial. Por lo tanto, se necesita mucha investigación y una valoración cuidadosa antes de tomar ninguna decisión seria.

Todavía no hay comentarios