Metro

El plano del Metro de Madrid: diseño y utilidad adaptadas a todas las épocas

08 de julio de 2022

Cuando se inauguró el Metro de Madrid en 1919 su trazado se limitaba a una sola línea y ocho estaciones. De modo que esa curva serpenteante entre Sol y Cuatro caminos, en la que había unos pocos puntos resaltados con los nombres de las estaciones, puede considerarse técnicamente el primer Plano del Metro de Madrid.

el primer Plano del Metro de Madrid

Pasar de aquello a las 317 estaciones y 12 líneas actuales requirió mucho esfuerzo humano y de construcción, pero también de señalización y diseño, algo que ha quedado perfectamente condensado en el icónico plano del Metro que los viajeros pueden consultar en paneles informativos, trípticos o a través de Internet.

El encanto de los planos del metro

Por alguna extraña razón, el diseño de los planos del Metro es una pequeño hobby e incluso podría decirse que una obsesión para mucha gente, especialmente quienes disfrutan con las temáticas artísticas. Es algo importante porque millones de personas que viven en las ciudades lo utilizan diariamente. Es parte de la imagen del Metro, y es más que una sencilla utilidad: es toda una muestra de identidad de la ciudad, siendo el plano tal vez la culminación de todo ello.

Plano del Metro de Madrid 1945

Visto desde otro punto de vista, un plano del Metro también es como una especie de puzle en el que no es fácil encajar todas las piezas y detalles. Ha de representar la situación de las líneas y estaciones sobre la geografía conocida de la ciudad. Pero por otro lado conviene simplificarlos reduciéndolos a un esquema en el que no haya demasiados elementos superfluos. Por esto casi siempre hay dos versiones de estas representaciones: los mapas geográficos y los planos esquemáticos del Metro.

La evolución del diseño de los planos del metro

Decidirse entre las dos versiones típicas de los planos del Metro no es trivial, porque ambas tienen sus ventajas:

  • La versión geográfica resulta más familiar al estar dibujada sobre un mapa de la ciudad; las distancias se corresponden sobre lo que visualmente se aprecia y están claramente representados lugares fácilmente reconocibles como los parques, ríos, e incluso barrios, que resultan muy orientativos.
  • La versión esquemática economiza en espacio y permite añadir más información, especialmente en el caso de líneas que salen lejos de la ciudad y redes de Metro muy grandes. Respetan las conexiones entre líneas y son sumamente legibles, sobre todo en lugares céntricos donde se acumulan muchas estaciones o transbordos.

Fue el legendario diseñador británico Harry Beck quien optó hacia 1933 por adaptar el mapa geográfico original del Metro de Londres a la versión esquemática, situando líneas y estaciones en una proyección ortogonal. Vignelli haría lo mismo para el Metro de Nueva York en 1972, utilizando únicamente líneas rectas, curvas suaves y distancias artificiales. Su mapa se considera un icono de la modernidad, el minimalismo y la claridad y está expuesto en el Museo de Arte Moderno de la ciudad. Pero en una especie de giro de guión, a neoyorquinos no les gustó. Así que hubo que volver a la versión geográfica en 1979, aunque de un modo u otro ambas convivieron en las siguientes décadas. En 2020 el estudio Work & Co se ofreció para crear gratuitamente un nuevo plano digital adaptado a los tiempos de internet: es un mapa geográfico con detalles esquemáticos que cambia a medida que se hace zoom sobre la imagen.

Metro Madrid, nuevo plano digital

Varias representaciones, abundante información

En el caso del Metro de Madrid, a medida que aumentó la complejidad del trazado se pasó del esquema básico a una versión geográfica representada sobre el callejero de la zona centro de la ciudad. Marcaba la ubicación de las estaciones y las distancias correctamente, pero no resultaba muy legible. En documentos de 1959 puede verse cómo por necesidad se acompañaba de un pequeño esquema con las 4 líneas de la época representadas de forma horizontal con líneas verticales en las estaciones con transbordos.

La versión geográfica/cartográfica que se utilizó en los años 70 era para muchos la versión perfecta, con las líneas claramente resaltadas sobre una limpia cartografía. Permitía apreciar la ubicación de toda la red de Metro junto a los detalles característicos de la ciudad. Está versión todavía está presente, convenientemente actualizada, en los paneles principales de todas las estaciones, tanto a la entrada como en los andenes.

En diciembre de 1982 se produjo en el Metro el cambio de imagen corporativa que es la que ahora conocemos. El cambio de señalización trajo también la tipografía Helvética que sigue omnipresente y se definieron los colores personalizados para cada una de las líneas de Metro (1, azul claro; 2, roja, etcétera). Llegaron nuevas flechas, señales para las escaleras, salidas, además de otros iconos y paneles (azules para las líneas, verdes para la información, grises para lo complementario…) Con alguna puesta al día se han respetado desde entonces y se han mantenido con dignidad hasta hoy en día.

El estudio de Juan de la Mata se encargó desde 2001 de la creación de un nuevo plano esquemático que se iría actualizando a medida que el Metro crecía. Tal vez lo más representativo de esa versión sea la versión en forma de tríptico de bolsillo que se podía recoger en las taquillas. Basado en los conceptos del de Harry Beck para Londres, buscaba la funcionalidad y legibilidad por encima de todo. Además, combina lo mejor de ambos mundos: la simplicidad de los esquemas y el respeto por las distancias y las zonas reconocibles, como el río y los parques, además de una iconografía práctica.

Metro Madrid plano esquemático

En 2007 se produjo uno de los cambios más polémicos: el plano esquemático se volvió «más esquemático todavía», cuando el estudio RaRo creó un nuevo plano que resultaba extraño, sin líneas diagonales, más difícil de interpretar, en el que incluso se usaba una tipografía diferente a la de la imagen corporativa. Pocas ventajas tenía sobre el ya conocido y armó mucho revuelo entre la ciudadanía.

Finalmente en 2011 y 2013 se recuperaron los planos esquemáticos tradicionales, primero dentro del editado por el Consorcio Regional de Transportes y luego por el propio Metro de Madrid. Se añadieron nuevos iconos para las estaciones con ascensores y acceso para personas con movilidad reducida así como para los aparcamientos disuasorios, las nuevas líneas de Metro Ligero, las conexiones con Cercanías, los Bibliometros y oficinas de gestión de tarjetas de transporte.

Descargas

Los planos del Metro están disponibles en diferentes versiones y pueden descargarse desde la Web del Metro de Madrid en formato PDF:

Plano de Metro de Madrid

  • Esquemático
  • Plano turístico
  • Con base cartográfica
  • MetroSur con base cartográfica
  • Metro Ligero Oeste con base cartográfica

En la web del Consorcio Regional de Transportes de Madrid también se pueden descargar planos en PDF que incluyen los de la red de Metro:

Planos esquemáticos de las redes ferroviarias de la Comunidad de Madrid

  • Red de Metro de Madrid
  • Red de Metro, Metro Ligero y Cercanías, ámbito metropolitano
  • Red de Metro, Metro Ligero y Cercanías en la Comunidad de Madrid

Además de estos enlaces, si se quiere consultar el plano desde un teléfono móvil puede resultar más práctico descargarse la App de Metro de Madrid que se actualiza automáticamente e incluye información sobre los tiempos de espera, la estación más cercana a la ubicación actual y el cálculo del mejor trayecto entre dos estaciones.

la App de Metro de Madrid

También cuenta con el Plano Turístico, ideal para quienes visitan la ciudad porque reúne los monumentos y lugares emblemáticos más populares con las líneas y paradas para llegar a ellos.

El plano del metro de una ciudad es como un ser vivo: no para de crecer, y hay que mantenerlo con vida actualizándolo a medida que surgen imprevistos. Las extensiones del Metro de Madrid con zonas como el MetroSur o el Metro Ligero son buenos ejemplos, y el futuro puede traernos muchas más novedades, no sólo en extensión sino también en la tipología de los transportes y servicios que se vayan uniendo a la red.

Todavía no hay comentarios