Publicada el 8 de Junio de 2018

Primero las malas noticias. Datos alarmantes

La OIT, Organización Internacional del Trabajo, estima que cada año mueren 2 millones de personas como resultado de accidentes y enfermedades relacionadas con el trabajo. La OMS, Organización Mundial de la Salud,  estima que cada año existen 160 millones de nuevos casos de enfermedades relacionadas con el trabajo. Cada 3 minutos y medio, muere alguien en la Unión Europea por este motivo, y cada 4 segundos y medio, algún trabajador de la Unión Europea protagonizará un accidente o enfermedad que le obligará a permanecer en casa al menos 3 días.

Cada vez disponemos de formas más eficaces para prevenir y luchar contra las enfermedades, pero a medida que la medicina avanza, existe la percepción de que la salud no es simplemente algo que se tiene, sino algo que se debe cuidar. Y para preservarla hay que mimarla, controlando el estrés y la ansiedad, respetando las horas de sueño, cuidando la alimentación y realizando actividad física varias veces por semana. La salud es algo que no percibimos ni valoramos mientras se tiene, pero que apreciamos en grado sumo cuando nos falta.

estrés ansiedad enfermedades trabajo

Siendo así, promover y proteger la salud es un imperativo para cualquier organización, sea cual sea su tamaño o fin. Muchas de ellas están haciendo ya un esfuerzo conjunto con sus trabajadores y la sociedad para mejorar la salud y bienestar de las personas en el lugar de trabajo, promoviendo participaciones activas y fomentando su desarrollo individual. Todas aquellas acciones que apoyen a las personas para que adopten y mantengan estilos de vida saludables y además establezcan entornos saludables, se constituyen como elementos clave.

Tal y como sostiene la Dra. María Neira, Directora del Departamento de Salud Pública y Ambiente de la OMS, “La riqueza de las empresas depende de la salud de los trabajadores”.

Esta afirmación, tan evidente en sí misma, nos lleva a la conclusión de que el hecho de que una organización se preocupe (y ocupe) de la salud de sus empleados es básicamente una decisión INTELIGENTE.

¿Por qué trabajar en entornos laborales saludables?

Para contestar esto, quizás deberíamos contestar antes otra pregunta: ¿Para qué molestarse en procurar que existan entornos laborales saludables? Mientras que para los trabajadores y sus representantes es un asunto de interés personal, ¿por qué debe importarle a los empleadores el que existan entornos laborales saludables?

Que una empresa se convierta en un escenario saludable aporta gran valor en el trabajador y en su entorno. En general, el mundo de la empresa suele ser reflejo de lo que está sucediendo en el conjunto de la sociedad. Observemos cómo los problemas de salud acaban alcanzando a la población trabajadora motivados por distintos factores tales como la prolongación de las jornadas de trabajo; la reducción de los tiempos para comer que obliga a tener que hacerlo fuera de casa y en condiciones, muchas veces, poco saludables; el creciente estrés derivado de la introducción generalizada de las nuevas tecnologías; la intensificación del trabajo, etc.

En una organización saludable, el ambiente de trabajo permite al trabajador utilizar plenamente todo su potencial. Esto implica no sólo una gestión responsable de los riesgos para la salud y la seguridad, sino también una posibilidad para el trabajador de desarrollarse y crecer al máximo. Y esto requiere un trabajo en equipo y el asesoramiento de expertos en salud y seguridad laboral.

¡Buenas noticias! Tendencias positivas

Los datos a favor del papel de las empresas como promotoras de hábitos saludables son abrumadores. Según la Red Europea para la Promoción de la salud en el trabajo, una mejora de los hábitos de salud de los trabajadores puede reducir el absentismo laboral hasta un 36%, y por cada euro que se invierte en promoción de la salud, se obtienen entre 2,5 y 4,8 euros de beneficio. El coste de la depresión, la fatiga o el insomnio es cuatro veces más alto que invertir en prevenirlo.

Así que estamos de acuerdo con La Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo cuando afirma que invertir en ello es un buen negocio.

Los 4 acciones para impulsar el bienestar de los empleados en sus trabajos

Un ambiente de trabajo saludable es aquel en el que los trabajadores y empleadores colaboran en el uso de un proceso de mejora continua para proteger la salud, seguridad y bienestar de todos los trabajadores y la sostenibilidad del lugar de trabajo.

Siendo así, las organizaciones deben tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Temas de salud y seguridad en el entorno físico de trabajo: El ambiente físico de trabajo se refiere a la estructura, aire, maquinaria, mobiliario, productos químicos, materiales y procesos de producción en el trabajo. Estos factores pueden afectar la seguridad y salud física de los trabajadores, así como su salud mental y bienestar. Si el trabajador cumple sus tareas al aire libre o en un vehículo, el entorno físico de trabajo es ese emplazamiento. Vemos pues que el entorno conlleva unos riesgos, y que estos deben suprimirse, solventarse o controlarse según los casos.

 

  • Temas de salud, seguridad y bienestar en el entorno psicosocial de trabajo: El entorno psicosocial de trabajo incluye la organización del trabajo, la cultura institucional y las actitudes, los valores, las creencias y las prácticas diarias en la empresa que afectan el bienestar mental y físico de los empleados. Estos factores muchas veces suponen estresantes del lugar de trabajo y pueden provocar estrés emocional o mental a los trabajadores. Claros ejemplos son los premios y reconocimientos, pero también la presión con los tiempos, el diseño deficiente de tareas, el acoso, la intimidación, discriminación, falta de apoyo o el temor a la pérdida del puesto de trabajo. Para solventar estas situaciones, la organización debe reducir los riesgos, solventarlos y proteger al trabajador brindando recursos y apoyo emocional, mejorando la comunicación, sensibilizando, reasignando el trabajo para reducir la carga, etc.

buen ambiente y felicidad en el trabajo

  • Recursos de salud personal en el lugar de trabajo: Consisten en el entorno propicio, los servicios de salud, la información, los recursos, las oportunidades y la flexibilidad que brinda una empresa a los trabajadores con el objeto de apoyar o motivar sus esfuerzos por mejorar o mantener sus prácticas personales de estilo de vida saludable, así como vigilar y apoyar su estado actual de salud física y mental. Algunos de los riesgos a mencionar son las largas jornadas de trabajo, falta de flexibilidad y de tiempo para realizar actividad física, imposibilidad de hacer comidas saludables por falta de tiempo, ausencia de neveras para guardar alimentos saludables, consumo de tabaco o carencia de atención primaria de salud. Para mejorar estas y otras situaciones, la empresa debe incluir servicio médico, información, capacitación y apoyo financiero, favorecer el acceso a instalaciones para hacer ejercicio, proporcionar o favorecer el acceso a alimentos saludables en la cafetería o máquinas de vending, prohibir el consumo de tabaco u organizar programas para dejar de fumar, etc.

 

  • Participar en la comunidad para mejorar la salud de los trabajadores, sus familias y otros miembros de la comunidad: Dado que los trabajadores viven en las comunidades, su salud se ve afectada por el entorno físico y social de las mismas. La participación de la empresa en la comunidad comprende las actividades que realiza la empresa y los conocimientos especializados y otros recursos que aporta a la comunidad o comunidades en las que funciona, tanto en sus aspectos físicos como sociales, y que afectan la salud física y mental, la seguridad y el bienestar de los trabajadores y sus familias. En este sentido la empresa puede decidir prestar su apoyo y aportar recursos para ofrecer servicios de atención primaria de salud gratuitos o financiados, fomentar políticas de igualdad de género en el lugar de trabajo para proteger y apoyar a las mujeres o políticas de protección de otros grupos vulnerables o aportar liderazgo y conocimientos especializados sobre salud y seguridad en el lugar de trabajo.

Escrito por Belén Viscasillas el 8 de Junio de 2018 con las etiquetas: bienestar empresas entorno laboral salud

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter