Relacionados

Publicada el 10 de Febrero de 2020

El coronavirus 2019-nCoV sorprendió a la comunidad internacional el 31 de diciembre de 2019, disfrazado de neumonía. Una semana más tarde en Wuhan (China), su epicentro, se dispararon los contagios y, por desgracia, empezaron a contarse los fallecidos. En Wuhan se tomó la decisión de construir un hospital de 25.000 metros cuadrados con 1.000 camas en tiempo récord, y su capacidad ha asombrado al mundo.

El 23 de enero las primeras retroexcavadoras llegaban al emplazamiento del Hospital Huoshenshan (火神山医院), y el 3 de febrero entraban los primeros pacientes. ¿Cómo ha logrado China este récord de la ingeniería? ¿Es un hospital completo? ¿Han logrado estas y otras medidas técnicas detener la propagación del virus? Tenemos buenas noticias: tenemos conocimiento.

Zapatas de hormigón de 50.000 m2

El contador de fallecidos en Wuhan había llegado a 80 cuando un pequeño ejército de retroexcavadoras, camiones y otra maquinaria de construcción empezó a allanar un solar de 50.000 m2. ¿El objetivo? Construir un hospital en tiempo récord para descongestionar los saturados hospitales locales.

Construcción hospital en China
Fuente: Wikimedia Commons

Miles de personas fueron movilizadas (y militarizadas) como profesionales de la construcción, y la comunidad internacional vio cómo durante tres días, con sus noches, el personal técnico no se detuvo hasta haber nivelado la zona. A contrarreloj, con turnos de hasta 12 horas, para poder trabajar de noche se instalaron gigantescos focos ubicados en grúas.

Tras aquella fase previa llegó la hora de añadir grava para estabilizar la zona. En la construcción de un hospital común habría sido necesario la creación de profundas zapatas de hormigón, pero se optó por un diseño plano de casetas prefabricadas con una cimentación mínima. No había tiempo.

Este diseño, terminado de idear el 28 de enero (en pleno nivelado), sigue las pautas del Hospital Xiaotangshan-SARS, que en 2003 fue construido en los suburbios de Beijing para hacer frente al SARS. El mismo día 28 empezaron a instalarse los primeros marcos de encofrado y el mundo fue testigo, gracias al circuito de televisión, del avance de las obras. Apenas un día más tarde el hormigón cubría 50.000 m2 de superficie, y empezaba a enfriarse.

¿Cómo se levantó el hospital de Huoshenshan?

Al igual que la ampliación del Hospital Xiaotangshan (Xiaotangshan-SARS o 小汤山医院SARS), el nuevo hospital Huoshenshan está construido mediante casetas prefabricadas ensambladas entre sí. Aunque no es un hospital de campaña (sus paredes suelen ser de lona) ni un hospital de fábrica (ladrillo), el Huoshenshan hace uso de paneles sándwich y pasarelas, y está perfectamente equipado.

Podríamos caer en el error de pensar que, dado que es una estructura formada por contenedores prefabricados, su construcción ha sido sencilla. Lo cierto es que el protocolo de cuidados y aislamiento necesario para un hospital de esta envergadura es enorme, así como la técnica de su construcción. La cadena china CGTN incorporó una merecida tonalidad épica a la construcción:

Con espacio para 1.000 camas y 1.400 médicos, el Huoshenshan incorpora el tipo de canalizaciones que encontraríamos en cualquier otro hospital. Tras el añadido de los conductos de aire, varias capas de impermeabilización y un número importante de carteles y material médico variado, el día 2 de febrero el hospital estaba listo para acoger a los primeros pacientes.

Ayuda contra el coronavirus

Dos días después de que el Huoshenshan empezara a construirse en el centro de Wuhan, el Hospital Leishenshan (雷神山医院) se levantaba en el distrito de Jiangxia. Otro hospital con otras 1.500 camas. El día 2 de febrero, cuando la comisión del Huoshenshan daba el visto bueno al primer hospital, este segundo se encontraba al 80% de su construcción.

Hospital de ayuda ante la amenaza del corona virus en China
Fuente: Xu Weiwei (许魏巍)

El 28 de enero la Comisión Nacional del Desarrollo y la Reforma había asignado 300 millones de yuanes (38,7 millones de euros, 42,8 millones de dólares) para la construcción de ambos hospitales, pero ambos habrían sido imposibles sin la ayuda de grandes empresas dispuestas a enviar material.

Ese mismo día la State Grid Corporation, un conglomerado que opera la red eléctrica del país donó 60,28 millones de RMB (equivalente interno del yuan) y se hizo cargo de las facturas eléctricas. Al tiempo, marcas como Lenovo, Midea, TCL, Putuo Mountain Buddhist Association llegaban al lugar con varias toneladas de equipos electrónicos listos para usar. Una ayuda sin precedentes.

La construcción de un hospital es más que levantar unos cimientos y unas paredes donde puedan trabajar los médicos con seguridad, y la construcción del Huoshenshan habría sido inviable en menos de tres semanas sin esta ayuda. Al final, tardaron cerca de 11 días en levantar de cero un hospital en un envidiable acto de coordinación.

Los esfuerzos técnicos por controlar el virus

Cuando escribimos estas líneas, el mapa mundial del Johns Hopkins CSSE muestra diferentes métricas, como los 20.679 contagios confirmados y los 427 fallecidos. En verde, una cifra para la esperanza: 718 personas recuperadas del virus tras haberlo tenido. Los primeros días la situación era más sombría, pero hoy sobreviven más personas de las que fallecen por el coronavirus 2019-nCoV.

Gráfica expansión Corona Virus
Fuente: Johns Hopkins CSSE

Esta métrica habría sido imposible sin el esfuerzo internacional de organismos como la OMS, el Comité de Emergencias del Reglamento Sanitario Internacional o el Ministerio de Salud Pública de China. Bajo un mapa que representa todos y cada uno de los contagios, observamos una gráfica que parece tender a la horizontal (naranja). Es el número total de casos confirmados día a día.

A diferencia de los primeros días y semanas, el coronavirus 2019-nCoV parece estar siendo controlado. Las medidas de aislamiento y cuarentena, la rápida actuación del gobierno chino y el cierre de fronteras, las medidas de sanidad básica de la OMS y la construcción sistemática de hospitales dieron algunos frutos.

Hace más de 150 años que John Snow dibujó el primer mapa epidemiológico junto a un pozo contaminado de cólera en Londres. Nos ayuda el conocimiento acumulado de las generaciones que nos precedieron. Pese a lo rápido que viajamos por el mundo y lo pequeño que hemos hecho este.

Escrito por Marcos Martínez el 10 de Febrero de 2020

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter