Publicada el 14 de Septiembre de 2020

Un sello distintivo del arte de instalación es que transforma los espacios de tal manera que también transforma nuestra experiencia en los mismos. Inspira una simbiosis más profunda con el espectador que la que se disfruta mirando de forma pasiva una obra de arte colgada en la pared. Incluso más que paseando alrededor de una escultura. En el arte de instalación a menudo participan diferentes sentidos, creando una experiencia que hace que el «observador» sea un participante más comprometido con la obra.

La experiencia del público con el arte de instalación monumental es más amplia debido a su ubicación pública y a la gran escala de la obra. El proceso creativo del artista de selección del sitio y creación de la obra se combina con un esfuerzo de equipo para su fabricación e instalación. La suma de estos esfuerzos monumentales está integrada en la obra y va ligada a su impacto.

Una instalación artística monumental guarda relación con su ubicación y con las personas que ponen todo su empeño en instalarla. La profundidad de estas relaciones, nacidas de los desafíos logísticos extremos, infunde y da color a la experiencia de todos.

A continuación, estudiaremos tres ejemplos de obras de arte de instalación monumental y la relación con su ubicación, materiales e ingeniería.

«Wrapped Reichstag» (Berlín, 1995)

La instalación del «Wrapped Reichstag» (Reichstag envuelto), una envoltura de tela de un edificio histórico alemán, fue obra del matrimonio de artistas Christo y Jeanne-Claude. El proyecto duró 24 años, tardaron dos semanas en instalarlo y se mantuvo en pie otras dos semanas.

El Reichstag Envuelto de Christo y Jeanne-Claude, Berlín El Reichstag Envuelto de Christo y Jeanne-Claude, Berlín, 1971-95 Fotografía: Wolfgang Volz

Empezaron a diseñar y modelar la envoltura del Reichstag en la década de 1970. Ya habían envuelto otros objetos y Christo llevaba desde 1961 conceptualizando la envoltura de un importante edificio público. El Reichstag es un edificio del siglo XIX cuya agitada historia a lo largo del siglo XX es un fiel reflejo de la historia de Alemania. Esa cualidad fue el motivo de su elección.

La extensa y controvertida naturaleza de los debates parlamentarios sobre la concesión del permiso a los artistas para envolver el edificio dan fe del poder inherente del sitio. Les denegaron el permiso tres veces antes de que el parlamento alemán posterior a la reunificación aprobara el proyecto en 1993.

El proyecto requería más de 300.000 metros cuadrados (1 millón de pies cuadrados) de un pesado tejido de polipropileno a base de aluminio, además de casi 16 kilómetros (10 millas) de cuerda de polipropileno azul de gran grosor.

El proceso de envoltura fue tan espectacular como la obra terminada. En un periodo de dos semanas, 120 instaladores y 90 escaladores profesionales colocaron y doblaron los paneles de tela en el edificio según las indicaciones de los artistas.

Wrapped Reichstag fabric “Creative Commons Wrapped Reichstag” por txmx2 está bajo la licencia CC BY-NC-ND 2.0

Se necesitaron cientos de voluntarios para controlar a la multitud reunida para ver a los trabajadores haciendo rappel por el edificio mientras envolvían la gigantesca estructura.

Se alteraron los patrones de tráfico. El vecindario se convirtió en una zona libre de coches para que la gente pudiera acercarse al edificio a pie. Se permitió la circulación bajo la Puerta de Brandemburgo, que normalmente estaba prohibida, para que la gente pudiera intentar ver el edificio transformado desde sus coches.

El Reichstag permaneció totalmente cubierto de tela durante dos semanas. Cinco millones de personas vieron el «Wrapped Reichstag» entre el 24 de junio y el 7 de julio de 1995. La combinación del lugar, el momento en el tiempo y la escala del «Wrapped Reichstag» hizo que contemplarlo fuera una experiencia comunitaria, además de estética.

Sin embargo, su aspecto estético era indisociable del efecto global. Así lo describió el New York Times cuando solo estaba envuelto en un 75%:

«…este inmenso casco de piedra, un edificio pesado y rimbombante que personifica los excesos alemanes de finales del siglo XIX, se hace ligero, casi delicado. … El edificio resplandece donde antes era sólido, es refinado donde antes era bruto y pesado. Pero no ha perdido nada de su fuerza».

«Bending Arc» (San Petersburgo, Florida, 2020)

En la biografía artística de Janet Echelman se la describe como «una artista que crea esculturas experienciales a escala, de edificios que se transforman con el viento y la luz. El arte pasa de ser un objeto que contemplar a algo en lo que puedes perderte».

Estas palabras también son una fiel descripción de su obra «Bending Arc», una red aérea de 289,68 km (180 millas) de cuerda anudada que se extiende 0,13 km (424 pies) sobre el Pier Park de San Petersburgo.  Echelman, nativa de Florida, se inspiró en imágenes familiares y locales para su diseño: las sombrillas de playa azules y blancas y los percebes adheridos a los muelles.

"Bending Arc" La fotografía es de Brian Adams

Con ayuda de un software de modelado, Echelman y su equipo probaron cómo los elementos naturales impactarían en diferentes materiales y diseños. Como la obra estaba diseñada para colgar sobre las cabezas de las personas que estaban en el parque, las cuestiones de integridad estructural eran tan importantes como las consideraciones artísticas.

Se utilizaron dos tipos de materiales principales. Se seleccionó un material técnico, el PTFE (politetrafluoroetileno), en parte porque su resistencia no se degrada con la exposición a los rayos UV. El PTFE se procesó en una serie de colores personalizados que reaccionan con la luz. Estas fibras se trenzaron a mano y se usaron telares para anudar las trenzas en una red de malla romboidal.  A partir de ahí, se anudaron a mano los paneles cortados para esculpir el flujo y las caídas a través de la obra.

La estructura de cuerda creada para anclar las piezas de la red de malla está hecha de fibra de UHMWPE (polietileno de peso molecular ultra alto), la fibra usada por la NASA para anclar el Mars Rover. La estructura completa de la cuerda mide 0,13 km (424 pies) por 0,11 km (346 pies). Su forma se moldeó empleando una técnica centenaria de nudos marineros.

Toda la obra se mantiene en su sitio por medio de mástiles, el más alto de los cuales mide 21,95 m (72 pies). Se utilizaron grúas para tirar de las cuerdas de soporte hacia los mástiles, creando la tensión que asegura la estructura de la cuerda y la red.

obra "Bending Arc" Reproducción de Echelman Studios

De instalación permanente en la actualidad, el «Bending Arc» forma olas y remolinos con los vientos y el clima, invocando su contexto marítimo. La malla juega con la luz del sol mostrando un caleidoscopio de colores y sombras que cambia constantemente. Las luces LED instaladas iluminan la obra por la noche, proyectando la escultura monumental en magenta y violeta.

"Bending Arc" Fotografía de Amy Martz

El diseño conceptual de la obra se basó en la asociación náutica del parque, pero su título tiene un origen diferente. Durante el proceso de diseño, Echelman se enteró de que los ciudadanos se habían manifestado a favor de los derechos civiles en el parque en la década de 1950. Por ese motivo llamó a su obra «Bending Arc» (arco inclinado), inspirándose en las palabras de Martin Luther King Jr. sobre que «El arco del universo moral es largo, pero se inclina hacia la justicia».

El «Bending Arc» se extiende por encima del parque público, añadiendo definición al espacio que hay debajo, a la vez que actúa como una lente a través de la cual se puede ver el espacio de arriba.

“Seven Magic Mountains” (Las Vegas, 2016)

En el desierto de Nevada hay siete torres rocosas de colores brillantes. “Seven Magic Mountains” (siete montañas mágicas) es una fusión entre la tierra y el arte pop. De acuerdo con el artista Ugo Rondinone, su intención es «provocar continuidades y solidaridades entre el hombre y la naturaleza, lo artificial y lo natural, el entonces y el ahora».

Seven Magic Mountains
Ugo Rondinone: Seven Magic Mountains, Las Vegas, Nevada, 2016. Fotografía de Gianfranco Gorgoni. Cortesía del Museo de Arte de Nevada y del Art Production Fund

También es un trabajo específico para un lugar. «Seven Magic Mountains» hace algo más que fusionar visualmente lo artificial y lo natural; la obra está en un cruce de carreteras. Se encuentra en un desierto entre montañas, pero puede verse desde la Interestatal 15, la ruta principal que conecta Los Ángeles y Las Vegas. Las vívidas torres visibles a la luz del día, cada una de las cuales mide entre 9,14 y 10,67 m (30 y 35 pies) de altura, llaman la atención de los desprevenidos viajeros que no sabían de la existencia de la obra.

Tal como se describe en su página web oficial, la obra «ofrece una crítica creativa del simulacro de destinos como Las Vegas».  Las rocas de color artificial son todas calizas de origen local. Los montículos varían de tres a cinco rocas cada uno. En total, se utilizaron 33 rocas, con un peso medio de 18.143,69 kg. (40.000 libras). La roca más pesada pesa 25.401,17 kg (56.000 libras).

Con maquinaria pesada y un equipo local de pavimentación, las rocas se movieron, cortaron, pintaron y apilaron según las especificaciones de Rondinone. Los obreros perforaron ejes verticales en el centro de cada roca. Se utilizaron tuercas y pernos de gran tamaño para fijar cada roca a las de arriba y abajo.

Entre las herramientas de enseñanza de la página web hay un tema acerca de los «Conceptos de STEAM: Diseñando las Siete Montañas Mágicas».

La obra fue un encargo del Museo de Arte de Nevada y el Art Production Fund (APF). Como la obra se encuentra en terreno público, se requirieron numerosos permisos federales y estatales antes de poder ser instalada. La licencia de uso del suelo actual tiene vigencia hasta 2021.

Alejado de la burbuja del museo

Parte de la fuerza del arte de instalación monumental radica en que te obliga a salir del museo. No me malinterpreten. Me encantan los museos de arte. Sin embargo, inevitablemente tienen una energía de «buen comportamiento». Caminamos a través de ellos, en parte de forma reverencial, en parte molestos por las multitudes, y en parte molestando a otros como miembros de esa multitud.

Una instalación artística monumental nos ofrece el espacio y el permiso para explorar su estructura y maravillarnos con su diseño. Y lo que es mejor, acerca el arte a nuestro mundo cotidiano en lugar de llevarnos a un ambiente más estéril apartado de la vida diaria. Da igual si la obra tiene una duración de solo dos semanas o es una instalación permanente, el espectro de su instalación y presencia se convierte en parte del paisaje.

Escrito por Elisa Silverman el 14 de Septiembre de 2020

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter