Publicada el 18 de Marzo de 2021

Carlos Martí, director de la revista Ciudad Sostenible, entrevista a Fidel López Soria, consejero delegado de Ferrovial Servicios, acerca de los grandes retos medioambientales y tecnológicos a los que se enfrentan las ciudades. A continuación, se puede visualizar un extracto resumen de los principales temas tratados.

Fue inesperado, pero sabíamos que podía ocurrir. De hecho, sabemos que va a volver a ocurrir. Tarde o temprano nos enfrentaremos a nuevas pandemias sanitarias y a otras crisis provocadas por el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la sobreexplotación de los recursos… En estos tiempos de incertidumbre lo ocurrente se torna recurrente y lo excepcional en norma.

Los procesos de zoonosis, causantes de numerosas enfermedades entre las que se encuentra el Covid-19, no son más que un epítome del divorcio entre la naturaleza y el ser humano, un nuevo capítulo del desencuentro entre dos mundos que nunca debieron darse la espalda. El Planeta tiene límites, y nosotros tenemos que aprender a vivir sin sobrepasarlos

Ahora todo apunta en la misma dirección: cambiar el paradigma, renovar nuestra forma de vivir, de usar los recursos, de consumir, de proteger nuestros ecosistemas naturales… Y es un cambio que necesitamos ya. Por eso Europa lanzó su Pacto Verde (lo hizo antes de la pandemia), mientras que el Gobierno de España, entre otros muchos, ha declarado oficialmente la Emergencia Climática. Es el camino ineludible si queremos seguir avanzando en el cumplimiento de los 17 ODS, aunque muchos expertos afirman que la crisis del Covid-19 está impactando muy negativamente en la Agenda 2030.

No obstante, y ciñéndonos al entorno nacional, el informe que elabora la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS) sobre ODS y ciudades indica en su segunda edición (noviembre 2020) que 82 de las 100 ciudades analizadas están por encima del 50% de cumplimiento global de los 17 ODS.

Tanto desde Europa como desde las administraciones españolas (plan de inversiones Next Generation en el primero caso y Plan de Reconstrucción, Transformación y Resiliencia en el segundo,) la protección ambiental a través de la lucha contra el cambio climático, la transición energética, la protección de los ecosistemas o la economía circular se llevará las principales partidas económicas.

En el caso de España, el 37% de las inversiones irán destinadas a procesos de economía verde, mientras que el 33% será para digitalización. Ambos caminos no solo se cruzarán, sino que son complementarios en una especie de relación mutualista que realimentará los proyectos seleccionados. Cuesta reconocerlo debido a la dimensión de la catástrofe humana, por la realidad es que la pandemia del Covid-19 está acelerando la transición ecológica y la transformación del modelo económico-productivo, porque nos ha colocado delante de un espejo y no nos gusta lo que vemos.

Un mundo de ciudades

Con el protagonismo adquirido por las ciudades en la última década, sería redundante volver a recordar que las urbes son las principales causantes del cambio climático o de los elevados consumos de energía a partir de combustibles fósiles. Huyendo de estos “lugares comunes”, sí es importante destacar solo un par de datos del último Informe de ONU-Habitat “The Value of Sustainable Urbanization” para tener una visión de conjunto:  la urbanización segurá siendo uno de los principales motores del desarrollo humano en esta década, las ciudades ya generan más el 80% del PIB mundial y la planificación urbana se irá convirtiendo en la herramienta para diseñar ciudades prósperas y sostenibles (cada vez más ciudades planifican sus crecimientos y atienden a la demanda de servicios público de calidad).

Sin embargo, actualmente 2.900 millones de urbanitas sufren algún tipo de desigualdad y la economía informal puede llegar a suponer más del 50% de la actividad económica urbana en regiones como sur y sureste asiático, África subsahariana o América Latina. En otras palabras, hay crecimiento económico, pero en la mayoría de los casos ese aumento de la riqueza no va acompañado de una mejora de la igualdad social.

Ciudades circulares

La correcta gestión de nuestros residuos, a través de la reducción, la reutilización o el reciclaje, es un perfecto ejemplo de cómo se puede aplicar la economía circular haciendo del residuo un recurso, pero también promoviendo el ecodiseño o el compromiso ciudadano con el medio ambiente. Sin embargo, la economía circular está en el centro de las transformaciones urbanas, pero siempre que lo entendamos como un escenario común a todas las variables de la ciudad y no solo a la gestión de los residuos.

La transformación urbana basada en principios circulares va mucho más allá. En primer lugar, llegan también al propio diseño urbano, promoviendo la regeneración urbana antes que la construcción de “ciudad nueva”, aumentando las densidades y la compacidad, lo que mejora sus niveles de eficiencia y reduce los costes de determinados servicios públicos, además de enriquecer la complejidad humana que, a la postre, es lo que hace que una ciudad “sea ciudad”.

También son aplicables los criterios de la economía circular en la lucha contra el cambio climático, la implementación de sistemas de movilidad limpia y sostenible, el fortalecimiento de la resiliencia urbana (ambiental y social), la gestión integral del ciclo del agua, el mantenimiento y limpieza del espacio publico, la renaturalización, la eficiencia de la energía y la promoción de las fuentes renovables, la mejora de la calidad del aire, el aumento de la calidad de vida y el bienestar humano…  Solo así pasaremos de hablar de procesos parciales de economía circular a un concepto integral de ciudades circulares.

Las ciudades que han decidido apostar por procesos de circularidad lo hace desde la integralidad del diseño y la función urbana. Ya hay proyectos muy interesantes, como la Estrategia Circular 2020-2025 de Amsterdam, el plan “Circular Glasgow”, la “ciudad de los 15 minutos” de París, la regeneración de dos barrios centrales en Oslo, el nuevo distrito de Hafen en Hamburgo o el Plan de recuperación urbana post-Covid de Melbourne).

De todo ello, hemos podido hablar en esta entrevista con Fidel López Soria, consejero delegado de ferrovial Servicios, en una amplia entrevista que será publicada íntegramente en el próximo nuestra revista Ciudad Sostenible y de la que ahora os adelantamos en video un pequeño extracto.

Escrito por Carlos Martí Ramos el 18 de Marzo de 2021 con las etiquetas: Cambio climatico Economía circular Medio ambiente Objetivos de desarrollo sostenible Sostenibilidad

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter