Consejos

Formas de motivar a tus hijos para que sean ecológicos

06 de diciembre de 2022

Asegurarse de que sus hijos se conviertan en adultos responsables es una de las principales preocupaciones de muchos padres actualmente. Los padres hacen lo posible para que sus hijos adquieran capacidades que les beneficien como adultos. Sin embargo, muchos padres ignoran un rasgo esencial que inculcar a sus hijos: concienciación medioambiental. Y enseñar a tu hijo a apreciar y cuidar del medio ambiente se ha convertido en algo vital. E incluso aunque conseguir concienciar medioambientalmente a tu hijo parezca complicado, puede ser algo bastante sencillo. Conseguir que los niños adquieran estas capacidades desde pequeños es beneficioso, ya que formarán parte de sus personalidades cuando crezcan. Ayudará a los niños y al mundo, ya que nosotros también necesitamos más adultos que se preocupen por la ecología. Así que veamos cómo puedes motivar a tus hijos para que sean ecológicos y den el paso hacia la sostenibilidad.

Planta un huerto junto a sus hijos

Todos tenemos problemas para convencer a nuestros hijos de que coman verduras. Sin embargo, hay un truco que puedes usar. ¡Los niños comerán más verduras si ayudan a cultivarlas! Por lo tanto, plantar un pequeño huerto de verduras es una forma excelente de introducir a toda la familia a un estilo de vida ecológico. Educarás a tus hijos sobre la procedencia de la comida y pasaréis juntos un tiempo valioso como familia. Los niños pueden ayudarte a plantar las semillas, regarlas y cosechar las verduras cuando estén maduras. Además, las verduras del huerto sabrán mucho mejor que las compradas. Así que será mucho más fácil convencer a los niños de que se las coman.

Al mismo tiempo, si no tienes jardín, también puedes motivar a tus hijos para que sean ecológicos plantando verduras en casa. Puedes plantar algunas verduras en macetas en el balcón, plantar especias en el alféizar de la ventana o cultivarlas en envases de huevos reciclables.

Niños plantando semillas en un jardín ecológico

La jardinería es una forma excelente de motivar a tus hijos para que sean ecológicos.

Motiva a tus hijos para que sean ecológicos reduciendo los residuos

¿Te estás preparando para mudarte a tu nuevo hogar? Este puede ser el momento perfecto para motivar a tus hijos a reducir los desperdicios. Después de todo, un nuevo hogar puede ser un nuevo comienzo para tu vida sostenible. Así pues, organiza las cosas con tus hijos antes de empaquetar tus pertenencias. Empieza por ordenar tus cosas para que vean cómo se hace. Aparta solo las cosas esenciales que vas a llevarte a tu nuevo hogar, y pon el resto a un lado para donarlo o venderlo. Además, puedes utilizar materiales reciclados para empaquetar tus cosas: utiliza periódicos como papel de embalaje o relleno de las cajas. También puedes reutilizar cajas de cartón que todavía sean lo suficientemente sólidas o contenedores de plástico para almacenaje que utilices para mantener tus cosas ordenadas.

Al mismo tiempo, puedes compartir algunos datos interesantes  con tu hijo el día de la mudanza para conseguir que sea divertida. Por ejemplo, enséñales lo mucho que reduces los desperdicios reutilizando elementos que ya tienes en casa. Explícales también cómo reduces los costes de la mudanza al tener menos cosas que transportar a tu nuevo hogar.

Convierte el reciclaje en un juego

Los residuos y la contaminación global son problemas esenciales que tienen un impacto en nuestro planeta y se convertirán en una preocupación mucho mayor para nuestros hijos. Por lo tanto, conseguir que nuestros hijos aprendan sobre reciclaje ayudará a formar una generación más concienciada medioambientalmente. Así pues, valora iniciar un juego con tu hijo en un parque cercano para despertar su interés en aprender más sobre la reducción de residuos. Recoge basura y materiales reciclables e instruye a tus hijos sobre los peligros de arrojar basura. Esto puede ayudar a tus hijos a sentirse más conectados con tu comunidad y les inculcará un sentido del deber.

Cuando los niños hayan aprendido sobre reciclaje, haz algunos cuestionarios sobre los elementos que pueden reciclar. Podéis ir por la casa y hacer que ellos señalan objetos que pueden reciclarse. Conseguir que tus hijos participen en la gestión de la basura doméstica y enseñarles a reciclar hará que tu hogar sea más verde y ayudará a tus hijos a desarrollar capacidades vitales que les beneficiarán en el futuro.

Niños separando plásticos y desechos orgánicos.

Es posible motivar a los niños para que sean más ecológicos mediante juegos.

Consigue que tus hijos aprendan sobre consumo de energía

Solo porque a día de hoy utilicemos luces LED económicas no significa que debamos ser menos cuidadosos con nuestro uso de la energía. Además, educar a nuestros hijos para que sean conscientes de su consumo de energía les ayudará a convertirse en usuarios de energía responsables cuando crezcan. Por lo tanto, enseña a tus hijos el hábito de apagar la luz de una habitación cuando no la estén utilizando. Explícales también la importancia de apagar los aparatos electrónicos que no utilicen. Esto incluye ordenadores, televisiones y cualquier otra cosa que consuma energía.

Al mismo tiempo, puedes ayudar a que tus hijos aprendan la importancia de reducir la contaminación lumínica con experimentos divertidos. Por ejemplo, siéntate en el jardín o en el balcón con tu hijo por la noche con las luces encendidas. Pregúntales qué ven y cómo creen que el entorno se ve afectado por la luz artificial. Después apaga todas las luces y enséñales cómo ahora pueden ver mucho mejor las estrellas en el cielo nocturno sin la contaminación lumínica. Explícales también cómo la luz artificial perturba el comportamiento de los insectos y los animales, y cómo puede cegarles.

Consigue que tus hijos participen en la compra de la comida

Conseguir que tus hijos participen en la toma de decisiones es una forma excelente de enseñarles a ser más responsables. Así pues, planificad vuestra compra de alimentos y las comidas juntos. Anímales a elegir productos frescos en la tienda que no estén envueltos en plástico o que vengan en envases reciclables. Analizad también juntos las opciones de comida. Si alguien pide pasta con salsa, explica que la pasta viene en un envase y la salsa en un tarro. Por lo tanto, puede ser una buena opción que tanto en el envase como el tarro puedan reutilizarse. Por otra parte, si los niños piden comida preparada, explicarles que esa comida viene en contenedores de plástico dañinos para el medio ambiente. Además, explícales que la comida no debería ponerse en un plástico, especialmente si es comida caliente, ya que el plástico libera compuestos tóxicos.

Bolsa de la compra reutilizable con comida saludable dentro

Si llevas a tus hijos a comprar la comida, aprenderán a concienciarse medioambientalmente.

Reflexiones finales

Como puedes ver, hay muchas maneras de motivar a tus hijos para que sean ecológicos. Es más, aprender a tener una mayor conciencia medioambiental puede ser divertido para toda la familia. 

 

Todavía no hay comentarios