Relacionados

Publicada el 19 de Octubre de 2020

Merwede será uno de los distritos más interesantes de Utrecht (Países Bajos). En el diseño de este barrio destaca un enfoque urbano completamente orientado a la calidad de vida de sus habitantes, priorizando los espacios verdes y la movilidad peatonal y ciclista. De hecho, solo habrá un vehículo privado por cada tres hogares, todo un récord en Europa.

De área industrial durante el siglo pasado a smart city basada en la salud, Merwede es uno de los ejemplos más destacados de qué podemos lograr como ciudad cuando todos los agentes se ponen de acuerdo. Así ha sido en este futuro vecindario en el que el gobierno local, asociaciones vecinales y comercio han mirado en la misma dirección: la calidad de vida de los residentes.

Cuando se diseña un barrio con métricas técnicas

Merwede no va a crecer de forma orgánica como tantos otros entornos urbanos. En su lugar, se ha diseñado de cero teniendo en cuenta métricas técnicas. En lugar de ir desarrollando lentamente su actividad, este barrio es la respuesta a la pregunta “¿Cuál es el mejor barrio que podemos construir en este espacio?”. Por descontado que habría otras soluciones, pero la candidata final es brillante.

El primer diseño de este barrio está siendo ahora validado por la ciudadanía, y es poco probable que se realicen grandes cambios más allá de algunos matices. El motivo es que el diseño maximiza algo que las ciudades buscan a toda costa: bienestar social de sus habitantes, pero también minimiza factores como la dependencia de combustibles y aumenta el tiempo útil de la gente.

Este tipo de métricas no se tenían en cuenta cuando hace años se diseñaban las smart cities. Antes era todo un poco más frío, funcional y aislado. Por ejemplo, se diseñaba el sistema de alcantarillado sin tener en cuenta el futuro rediseño de los parques, o se daba licencia para construir una mini-ciudad tecnológica pero no se analizaba el impacto que eso tendría en el barrio aledaño.

Merwede, la mini-ciudad con pocos coches

A menudo se habla de Merwede como el barrio sin coches, aunque esta descripción no es del todo acertada. Sí es verdad que el distrito contará con menos vehículos privados que los que se ven en otras áreas. La lista europea la encabezan Liechtenstein, con 773 coches por cada 1000 habitantes, y Luxemburgo, con 662.

Dado que en Merwede habrá un vehículo privado para cada tres familias, incluso con ‘familias’ unipersonales tendremos 333 coches por cada 1000 habitantes; y si tomamos el promedio de la eurozona de 2,3 habitantes por hogar, obtenemos cifras que caen por debajo del coche por cada 1,5 personas, un ratio que no existe en ninguna capital europea.

Merwede barrio ultrecht vista aerea

En los últimos años ha habido cierta voluntad política por diseñar ciudades sin coches, pero en ocasiones es muy complejo tomar decisiones en entornos orgánicos porque unos factores inciden sobre otros. No será así en este distrito ad hoc.

Pero, ¿se puede vivir sin vehículo propio?

El vehículo privado es, no cabe ninguna duda al respecto, una herramienta versátil y muy útil. Simplifica mucho la vida de sus usuarios y aporta beneficios de flexibilidad que difícilmente pueden discutirse. El problema son las externalidades negativas, un gran conjunto de factores que no nos convienen. Como toda herramienta, hay que definir bien su ámbito de aplicación.

Además de la contaminación atmosférica hay otras externalidades negativas quizá menos conocidas, como el bienestar físico o la obesidad. Todos los estudios científicos apuntan a que los conductores habituales (frente a quienes caminan, van en bici o usan transporte público) tienen mayores problemas de sobrepeso; y que las ciudades más peatonales redundan en beneficios de salud.

La literatura científica también relaciona la forma de la ciudad con el número de vehículos en propiedad. No es complicado visualizar cómo una ciudad dispersa y con poca movilidad en transporte público requiere más coches, y cómo una ciudad compacta necesitará menos vehículos. Merwede será de estas últimas, un logro de la ingeniería urbana.

A pesar de que las zonas verdes serán abundantes, lo cierto es que este distrito descarta las viviendas unifamiliares para ubicar edificios de pisos próximos entre sí, de forma que es posible realizar la mayoría de los trayectos a pie y en bicicleta porque estos están más cerca, así como ha pensado de antemano en comunicar el resto de la ciudad de Utrecht a través del transporte público.

Al apoyo a soluciones de movilidad de bajo impacto

bicicletas en Merwede

Pero la idea no es erradicar el coche del distrito, sino usarlo en aquellos desplazamientos en los que haga falta. Una vez has acercado el entorno laboral de Utrecht con transporte público y te has asegurado los vecinos de Merwede pueden cubrir todas sus necesidades a pie, los trayectos en coche que restan son aquellos de alta necesidad. Esos seguirán existiendo.

El carsharing y carpooling son dos modalidades de transporte que se van a fomentar en el barrio, así como la movilidad eléctrica y las bicicletas compartidas. En otras palabras, se va a fomentar el uso mixto del transporte, pero dando prioridad a la bicicleta, tan extendida en los Países Bajos y símbolo indiscutible de su cultura. Todo sin penalizar el tejido empresarial.

El comercio local, el más agradecido por la gestión urbanística

Otro de los puntos más interesantes de Merwede es el mismo que encontramos en la propuesta parisina ‘ciudad a 15 minutos’, de la alcaldesa Anne Hidalgo. Para dar prioridad a los trayectos internos y que la gente no tenga que desplazarse a las afueras a hacer la compra, muchos de los edificios contarán con locales en sus bajos. Locales que ganarán con una prioridad peatonal.

La peatonalización total o parcial de calles o plazas emblemáticas de todo el mundo —Trafalgar Square (Londres), Gran Vía (Madrid), Broadway (Nueva York), etc— apuntan a que el comercio local es el gran ganador (después de los propios vecinos), ya que el hecho de andar y pasar delante de las tiendas tiene una mayor incidencia en las compras que pasar con el coche.

De modo que este distrito de Utrecht ha querido invertir en un despliegue urbano cuya funcionalidad está ya demostrada, saltándose un desarrollo gradual por el que sí tendrán que pasar entornos con más historia, a menudo complejos. Por desgracia, no todos los barrios podrán seguir esta dinámica de partir de cero, pero sí podrán aprender de Merwede y su planteamiento técnico.

Escrito por Marcos Martínez el 19 de Octubre de 2020 con las etiquetas: Carsharing Movilidad Movilidad sostenible Movilidad urbana

Aún no hay comentarios publicados.

Inicia sesión

Para guardar tus lecturas y seguir en otro momento, necesitamos saber quién eres

¿Has olvidado tu contraseña?

¿Aún no estás registrado?

También puedes entrar a través de:

Regístrate

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos un email para activar tu perfil.

También puedes entrar a través de:

¿Has olvidado tu contraseña?

Introduce la dirección de correo electrónico con la que te registraste para recuperarla.

¿Has olvidado tu contraseña?

Tu contraseña ha sido cambiada.

Aviso

No se ha podido cambiar su contraseña de acceso.

¿Has olvidado tu contraseña?

Revisa tu correo electrónico para obtener el enlace de confirmación.

Aviso

No hay ningún usuario registrado con esa dirección de correo electrónico.

Aviso

Este usuario no tiene permitido el restablecimiento de su contraseña.

Regístrate

Tienes un email

Haz clic en el enlace adjunto para empezar a disfrutar de todas las ventajas de estar registrado.

Aviso

Ya estabas registrado con este correo electrónico

Aviso

Lo sentimos, pero hemos tenido un problema al completar tu registro. Por favor, inténtalo de nuevo.

Aviso

Lo sentimos, pero ese código de validación ya se ha usado en el registro de una cuenta de usuario.

Completa tu registro

¿Qué te interesa?

Selecciona los temas que te interesan y te enviaremos el contenido relacionado.

¿Con qué periodicidad quieres recibirlo?

Newsletter